lunes, 30 de julio de 2018

El aguafiestas.

Sí.
Sí.
Te acepto, demonio.
No voy a taparte la boca.

Demonio. Anne Sexton. 

Nada dura en ningún lado,
toda forma descompone.
Se terminan los mojitos,
el humo que lanza el volcán se va
y se abre el oscuro mediodía
con un sol incorruptible.
Por ahora.

Me sumerjo
y me desprecio,
la clarividencia
de que todo sigue roto
en algún sitio
me lleva a sentirme
desgraciado
y me desprecio.

El agua está tibia,
conozco a más que de uno que diría
que se siente como un beso
a traición…
la música parece
en un idioma del futuro
e inclusive en esas casas
que se asoman al vacío
un color repiquetea
con orgullo
¿Por qué a mi
lo que me roba las ideas
es saber que nacen muertos
los misterios?

Intento persuadirme
del olor a tarde fresca,
agradezco todo el bien
que hacen sus tetas
y doy por cierta la hora que corre
sin deshacer las nubes;
pero un cigarrillo en la mano
de un hombre con barba
se consume:

¿Esto está pasando
o se ha ido ya?

Omar Alej. 

No hay comentarios: