martes, 24 de julio de 2018

Días que se niegan a ponerse en acción.

Me arrodillo una vez más,
por si acaso la piedad llegase
justo a tiempo.

Cigarrillos, whisky y mujeres salvajes. Anne Sexton. 


Hay días llanos,
días flojos
que se niegan a ponerse
en acción;
no se trata
de que nadie –en esos días,
te acompaña…
ni siquiera son terribles,
solo días sin verbena,
sin la risa de la gente,
sin deseo y sin los cuentos
que te sacan
de la necia realidad.

En esos días solo pasan los mosquitos,
calores, humedades,
y el sonido de las moscas
amplifica los silencios del hastío.
En las cuotas ordinarias
de miradas
no hay sorpresa ni hay duda
ni hay belleza.
Lo que queda es ver que el polvo
ha quedado en el lugar de dios.  

Malos días para hacerse ilusiones.
Días que deben su permiso
a botellas vacías;
en un día como este
veo llorar y yo no lloro,
no me afecta ni la euforia
ni las piedras bajo el agua.

Nunca nadie se redime,
nunca nadie en estos días
recibió la absolución.

Sé de un hombre que nació
en un día como este
y su suerte no fue mala ni fue buena.
Se escondió y no hubo quien
buscará su paradero,
con el tiempo descubrió
sus escondites;
pero igual
no llegó a ser necesario pedirle
que volviera a esconderse.

La libertad en estos días
solo es tibio viento de ventiladores
y lo que pasa dentro de ellos
queda apenas por encima
de la nada.

No sé a ti;
pero a mí ni me desquician
ni me calman.

Omar Alej. 

No hay comentarios: