lunes, 18 de junio de 2018

Puntos de muerte cerebral.

Te saludo
Valiente espíritu
Que ha tragado tanto
Y saboreado tan poco.

Durante el día (El Libro del Anhelo). Leonard Cohen. 


No puedo escribir
se me han fugado las manos
y en su lugar hay calambres 
además llueven rotas gotas de lluvia.
Ando y desando,
pierdo los ojos en puntos
que no logro encontrar
porque son puntos de muerte cerebral;
me alargo vacío
con apenas fuerza
para respirar.

En los excesos de antes
no encontré la cordura
y se han ido sumando
como una fractura sobre otra fractura,
o soy idiota
o me he aficionado al castigo
de las navajas entre la piel
que me deja la noche
borracha.

Si llega el juicio final
alegaré que el destino
con el que tuve que hacer
mis días en la tierra
no tenía más que fuerzas
destructoras.
Así es muy difícil levantarse,
ver el sol
y continuar entre calles
que se sienten como una marcha fúnebre.

Podría haber usado este texto
y hablar de que luego
imaginar
es mucho más difícil
y uno tarda en conseguir
luz que no duerme.
No estoy exagerando otra vez.
En estas palabras no sangro
porqué mi sangre dejo de volver;
ya solo hace el camino de ida.
Personalmente siento
que nada se conecta conmigo.

A esto hay quien lo llama resaca;
pero para mí es la ausencia de mensajes
y ver que aumenta la ansiedad
con tan solo cerrar los ojos.

Omar Alej. 


No hay comentarios: