martes, 8 de mayo de 2018

Lo qué está pasando.

futuras generaciones
llegan como un reloj
bajo los húmedos
arcos de cemento

para incluirse
en esta tarde
bien documentada.

Como un reloj ( El Libro del anhelo ). Leonard Cohen. 


Algo está pasando.
Otra vez hay mucha gente
en rebelión, obedeciendo,
que va a prisa por la calle…
nadie se detiene
y todos llevan en el rostro
ese gesto de temor
a llegar tarde a su destino.

El camino hacia la cruz
es cuesta arriba,
pareciera que se trata de un palacio
edificado sobre un mar de calaveras;
mientras tanto
un atado de prostitución,
para el que quiere descansar
de sus dolores musculares.

Por acá hay carreteras
con retenes policiales,
para que el gran turismo
no se olvide de nosotros;
anda el cuerpo de la muerte
y la vida que le sigue
lleva atado a los tobillos
el volver del que se fue 
a lo que será.

No hay motivos para la esperanza;
pero sé que en el amor
más de un día lo he pasado
removiéndome en el asco y en la rabia
sin que eso ni la asuste
ni la vuelva acometida de revanchas:

La belleza no se siente de este mundo.

Está mañana me ha comunicado
que se espera una larga temporada de lluvias.
Sé que me lo ha dicho
por regalarme una alegría;
descubrimos que el volcán
había dejado de emitir
y que no estaba en el lugar de procedencia
de las canciones de Lou Reed.

Tengo a vista,
detrás de las butacas de la sala de espera,
un panel donde pasan letras
en colores amarillos, colorados y naranjas.
Si empiezo a leerlas
es como si fueran un poema
en el que Jimi Hendrix protagoniza una pelea
contra Steve Gaines
por el amor de una guitarra eléctrica.  

La relación que hay entre el aire
y la marea es un vértice que se encaja
en el abdomen de los edificios,
estos caen desde hace diecisiete años;
pero estamos más seguros que nunca
bajo un sistema operativo
que te escanea por la cara.

Si alguien me pregunta, yo,
tengo que decir que yo.
Soy lo qué está pasando.

Omar Alej. 

No hay comentarios: