viernes, 11 de mayo de 2018

Fervor a cambio. De pánico.

—Es curioso —dice Luder—. En el fondo de los ojos de las personas extremadamente bellas hay siempre un remanente de imbecilidad.

Dichos de Luder. Julio Ramón Ribeyro. 


Detrás tu abrazo la intención de un abrazo,
para cuando tengas frío y nadie quiera abrazar.

Hay días de cinismo,
como estos que te ocultan
de interiores días del dolor.
Detrás de esa risa había llanto.
Aguardando está el llanto y el llanto estará…

Después del botón de una flor
los pétalos secos que huelen a muerte;
que saben la muerte
porque han muerto de tiempo.

Pocas cosas son tan obvias
como el lazo que conectas
a la luz cuando vislumbras soledad
con puntillosa oscuridad de garrapata.

Me duermo en el amor
y es el amor que me despierta
con la brisa
que en dos horas será un golpe
de memoria y recordar que hay un olvido
que me fue manchando con color
hasta borrarme.

A veces bajo por la calle,
me detengo en una tienda de abarrotes
y al mirar en los estantes panecillos,
jugos, dulces, medicinas, frutas y enlatados,
no resuelvo qué hago ahí
y me vuelvo a mi sillón;
donde quisiera merendar
con golosinas y refrescos.

Todavía el horizonte sigue quieto;
pero he girado y ahora encuentro
que es más grande mi apatía.
El patrón de los cansancios
es la fuerza que se fue quedando en nada
porque el aire era calor
y con la lluvia hizo lodo de la tierra.

Suelo estar donde no estoy
¿mi sitio favorito? esparcimiento con violencia.

No hace mucho escuché al niño del vecino
que lloraba  
y luego al padre levantarse;
después no escuché más.
Subí el volumen de la radio.

Sí,
hace tiempo que se sabe
que a la muerte va la vida;
pero como estaba distraído
disfruté el recordatorio
y me ha dado por pensar
que de igual forma acabaré
en cualquier parte. Por hoy está muy bien
y ya mañana estaré mal.

Omar Alej. 

No hay comentarios: