jueves, 24 de mayo de 2018

Feliz Cumpleaños, Chaval ( Tal vez tienes razón ).

El amor tiene que empezar por algún sitio, y por ahí es por donde empieza para nosotros. Y en cuanto a quien soy… Bueno —dijo Amy, con la voz más tierna y más irresistible que Lonoff hubiera oido nunca—, hay que ser alguien, ¿no? No hay modo de evitarlo.

La visita al maestro. Phillip Roth. 


Hola, The Christo ( Feliz Cumpleaños, Chaval ):

Tal vez tienes razón y esta carta no es para ti sino para mí. Ojala que tú lleves mejor que yo el haberte dado cuenta que no es personal ni la creación ni la evolución ni el apocalipsis; el hombre hace la guerra por generalidades y por nada en particular. Creo que nunca te he preguntado cuál es tu estación favorita, ahora son tiempos de lluvias y no quisiera condicionarte; pero pareces un tipo vinculado con eso, con el sentimiento de paz y futilidad que dan las gotas de agua al caerte en la cara.

Tal vez tienes razón no sé qué significa y no sé qué sentido tenga pensar más en ello. He llegado a la conclusión de que no soy un aventurero, no soy libre en ningún momento, por supuesto no soy un artista, ya ni siquiera un romántico y no, no tengo el corazón anti-balas que me hubiera servido tener. Solo conseguí seguir siendo un hombrecillo, para el que su familia lo es todo y que sería incapaz de disfrutar nada –absolutamente, si alguno de los míos no estuviera en pie. No quiero hacerte más dramas, a estas horas del día –en tu cumpleaños, solamente deberías de pensar en lo que quieres hacer y en cómo puedo ayudarte en eso…

Tal vez tienes razón, me escogiste desprovisto de experiencia humana y ahora debo parecerte un incómodo extraño que se hurga la nariz sin darse cuenta y además empieza cada frase diciendo yo...
Tal vez tienes razón, no logro entenderte ni ponerme en tu lugar y eso es muy jodido. Justo en la mañana lloraba de frente al amanecer; no puedo decirte porqué. No tengo ni la menor idea. Lo que puedo recomendarte es caminar con el sol a tu derecha, he descubierto que es una mejor posición, para el cuello; te permite seguir y sentir que aunque nunca se llega en algún punto acaba la parte siniestra del camino.

Tal vez tienes razón y no soy nadie especial. He visto que a veces tus ojos se entornan y casi quiero volverme invisible cuando pienso en eso que podrías estar pensando; pero no debe importarte. Tú sí que eres distinto, no lo digo con amor; lo digo con miedo –en realidad. Puedo ver que te ausentas, que cruzas el silencio y allá a donde estás no está el ruido; eso me impresiona, soy el tipo de gente que no puede mantenerse callada porque no sabe cómo hacerlo.

Tal vez tienes razón, este es tu cumpleaños y no debería de ponerme a rodar en pendientes sombrías. No has llegado hasta aquí de la mano de nadie, cada día de tu vida lo has hecho por méritos propios y el día de hoy es lo que celebramos. Has nacido el mismo día que Bob Dylan y eso –lo sé, no te significa nada ni te interesa una mierda; pero es un gesto que nadie tuvo conmigo hasta que lo hiciste tú. Feliz cumpleaños, The Christo. Gracias por todo, Cartero. Tú hazle caso a los rayos, mañana es mejor.

Omar Alej. 

No hay comentarios: