miércoles, 2 de mayo de 2018

El ultimo enamorado.

Voy a hacerme un refugio
entre el pelo de su espalda,
y dormiré acurrucada en el hueco de su hombro,
le respiraré el cuello cuando sienta temor,

Monster. Mariana Fernández Tamayo. 


Nunca quise grandes cosas,
mi defecto de ambición
es que no hay nada suficiente…

No hay sombra, casa o libertad,
que me valga;
pero quisiera que pudiera hacerte ver
cuanto te quiero.

Soy un egoísta.
Quiero todas tus manos,
todos tus pies,
todas tus pieles,
todo el color de tu cuerpo,
todo el olor de tus palabras,
todos los chistes de tus silencios,
cada uno de los cabellos de tus pelos
de loca.  
Soy un egoísta y te quiero toda;
pero no quiero nada más que eso.

Me he rendido
y me he dejado morder por la nada;
todo el oro ya es nada,
todas las islas son nada,
todo el amor se hizo nada,
toda la fiesta era nada,
toda la huida valió para nada.
Solo quedas tú.
Eso es todo.

No fui tan idiota
como para convertirme en el que llega primero
ni siquiera he llegado a llegar…

Ceno contigo
y cuando duermo a tu lado
me siento ir en lluvia
y en viento;
en uno de esos momentos
en los que uno se siente
El ultimo enamorado.

No tengo pasiones
tal vez me fundieron
y lo que ha quedado
es este que queda cuando abres la puerta
y ríes y sueño
y miras y bailo
y llamas y voy…

No tengo ambición,
no hay mundo en el mundo
que me haga querer habitarlo.
Soy un egoísta.
Quiero todos tus ojos cerrados,  
todos tus besos despiertos,
todas tus heridas,
todos tus minutos,
todos tus limbos, tus dudas…

Soy un egoísta y te quiero toda;
pero no quiero nada más que eso.

Omar Alej.  

No hay comentarios: