sábado, 5 de mayo de 2018

El enemigo.

—¿A qué te dedicas ahora? —le preguntan a Luder. —Estoy inventando una nueva lengua. —¿Puedes darnos algunos ejemplos? —Sí: dolor, soñar, libre, amistad... —¡Pero esas palabras ya existen! —Claro, pero ustedes ignoran su significado.

Dichos de Luder. Julio Ramón Ribeyro. 


Hablo con Fernanda,
debe ser algo inconsciente
convertirse en la persona
a la que busco
cuando estoy oculto atrás de mí.
Me dice que tendría que ser más fácil
entenderme,
yo quisiera que las cosas
sucedieran de la forma en la que ella
se sonríe y cambia el rumbo.
Sin embargo es difícil.

Por todas partes
escucho, leo y me imponen,
un discurso amenazante
contra el cotidiano.
Hoy por hoy eres la peste
si resignas tus pasiones
y yo sé que no seré
ese valiente que levanta en un puño
la victoria.

No diré que sea cansancio,
no voy objetar cuanto he besado
o cuanto tiempo he suspendido
dentro de un río salvaje;
pero me sé resignado
a que algunas cosas sean
y otras no.
Tal vez solo confío en que al final
todo se acaba.

Destapo botellines de cerveza
como si con eso se cerraran
estaciones, aeropuertos, muelles
y otros mundos.
Puede ser que algún silencio
sea una queja
y que algunas maldiciones
den alivio;
no es que quiera otra vida
es que no quiero ni siquiera eso.

Mi corazón se rompió por la mañana
cuando al pisar la calle ya no estaba
ni la luna ni el deseo…
más al rato, por la tarde,
me encendí emocionado
ante un plato de empanadas
con algún desconocido.

Me gusta pensar que soy el enemigo
y que a veces logro serlo.

Omar Alej. 

No hay comentarios: