martes, 13 de marzo de 2018

Y durante el camino sonaba Nick Cave.


De todas las cosas que me han impresionado lo que más me impresiono fue aquella casetera. Metías una cinta, apretabas un botón y el camino estaba ahí. Podías elegir quedarte y seguir haciendo lo que fuera que estabas haciendo; pero si te ibas, si tan solo uno de tus pies pisaba aquel camino te perdías la vida entera en otras vidas.

Diario de un Moto/Circuito (2018)
Omar Alej. 


Y durante el camino
sonaba Nick Cave…
las montañas que arriba
parecían de otro mundo,
vistas desde abajo
contaban que la tierra
había llegado al momento
de desviar las hélices
y mudarse de orbita.

Me gustaba sentir a su lado,
su rostro guardaba un gesto profundo
que terminaba por ver
cada cosa que yo
hubiera querido ocultarle;
tal vez por eso me llevó al desierto,
tal vez por eso me dijo
que antes de ella
yo ya había estado buscando mis huellas
a través de la arena.

Me pidió que anduviera,
me dijo que fuera
y que al subir la duna
me estaría esperando.
La soledad –me contó,
es un regalo de alguien
que siempre estará contigo.

Ya no están fácil morirse,
la sensación de estar muerto
rompe cualquier ataúd;
puedo sentirme perdido,
puedo quemarme la piel
a medio paso del sol.

Al extinguirse la tarde
era la flecha que coronaba
la sien de mi sombra
y durante el camino
sonaba Nick Cave.

No fue un amor
con costumbre de besos
o signos de insolación;
fue para mí nada más y es algo
de lo que estoy en el medio
a donde quiera que vaya.

Guardo un silencio de entonces,
no sabía bien qué decir
y podía ver que callados
nos mejoraba la voz:

Ella encendió un cigarrillo
que luego puso en mi mano;
ahora podía regresar
y durante el camino
sonaba Nick Cave.

Omar Alej. 

No hay comentarios: