viernes, 23 de marzo de 2018

Me is better.


Se proyectan diapositivas con mi historia
entre el pesado olor del cloroformo
Bajo la niebla del quirófano extrañas aves de colores anidan.

Elegía. Pere Gimferrer. 


No logro dejar de mirarme,
la forma en que subo los ojos
y guiño,
es como ver cuando un ángel
nada de muerto en El Nilo.

El tacto que tengo en las manos,
los gestos medidos de mi voluntad
a través de la cara,
la sonrisa chueca con la que enderezo
los nervios exhaustos de cada resaca,
es todo materia imposible.

Qué bella la voz que me sale soberbia
porque viene de lo hondo.
Me gusto como más nadie me gusta;
si veo que los dioses bajaron
me invoco y destruyo
sus divinidades
con tan solo estirarme.

No hay bella melodía en la que no surja yo 
ni hay día en que yo pudiera olvidarme de mí.

Me recuerdo sentado debajo de un árbol,
fumando y mirando
lo bien que me veo
cuando alguien me mira;
soy por lo que vive la vida extraterrestre.

Corro, sudo y me lamo después,
ese es mi plan de cada domingo.

Es tan cierto que estoy hecho
con la arena con la que hacen los castillos
que si llueve, a la vez me vuelvo el agua
que recorre en cada río mi reflejo.

Joya cara,
un caballo ganador,
el cromado de la plata,
el gato verde
y el pecado en la manzana;
eso soy,
ese parezco
y eso es lo que me escurre
porque ando como andan
de impúdicas las nubes.

A falta de ideas,
contra el desconsuelo,
los dejo que me hagan
mil fotografías
y caigan de aviones,
para entre las gentes;  
surtiendo el efecto
de la cocaína.

Por si algo faltara
y no fuera suficiente,
me ha sido legado el talento prohibido,
para los mortales.
Ya ves que me jacto
de ir muy bien en vanidad
y algo tarde en sus asuntos,
los del mundo.
Omar Alej. 

No hay comentarios: