miércoles, 21 de marzo de 2018

Love Zombie.

“…y yo lo miro a él con los ojos de quien cree demasiadas cosas. Con los ojos de quien, de tanto creer, ya ni siquiera necesita activar ese verbo: creer.”

El fondo del cielo. Rodrigo Fresán. 


Yo sé que te gusta,
que nadie nunca te cuidó de esa manera
y que quisieras decirle
que es mejor no decir nada,
para cuidarlo;
pero ten cuidado, my love,
podría tratarse de un hombre muerto
que camina.

Yo sé que vives del amor,
que haces del amor una manera de cantar
y que sientes que el amor
al acabar
se hace semillas que el amor recogerá;
pero ten cuidado, my love,
podría tratarse de una luz
que no brilla todavía.

Yo sé que te besa con calma y te calma,
que te arranca la ropa
y desgarra hasta la última timidez,
que da vuelta a la luna
y regresa sobre la marea;
pero ten cuidado, my love,
podría tratarse de un invento
de la piel sobre la piel.

Yo sé que te dibuja
y que al verte
recreas en belleza los ojos,
tus ojos,
que se anzuela a los contornos
de las formas que describes,
son espuma;
pero ten cuidado, my love,
podría tratarse de ese sueño
extendido en una hoja.

Sé que en él
si hace norte llega el sur,
que has poblado con sus huellas
los caminos y praderas,
que hay si sigue hasta la cima
de tu voz;
pero ten cuidado, my love,
podría tratarse del que vuelve
y no regresa.

Sé que estas mojada ahora
por pensar que está lloviendo
y que anda hasta la lluvia
sin buscar jamás refugio
ni banderas que clavar
sobre una nube;
pero ten cuidado, my love,
podría tratarse del fragmento
de un poema.

Sé que es lo que buscabas
y que fue lo que encontraste
al entrar al agujero del conejo,
que seguiste por llegar
a donde inicia una laguna
y termina la frontera
de tu reino de cristal;
pero ten cuidado my love
podría tratarse de un hombre muerto
que camina.

Omar Alej. 

No hay comentarios: