miércoles, 3 de enero de 2018

Y no es tu culpa, Voldemort.

But you don't know what love is
I'm telling you what it is
but you aren't listening.

You Don't Know What Love Is (an evening with Charles Bukowski). Raymond Carver.


Este año queda poco, ya muy poco.
Ni decir que estuvo bien. Ni decir que estuvo mal.
Ya muy poco es decir que nunca estuvo.

Te podría interesar calmar las ansias.
Lo último que supe de ti
es que estabas preparado,
para escuchar la verdad
que te contaría tu entrenador
a cambio de treinta monedas;
como es costumbre.

El futuro que se viene
-sea nuclear o sea vegano-
será lo que resulte del veneno
que compraste, rebajado,
al sonar las doce campanadas;
pero que esto no te ofenda.
No podría decir
que hay algo mejor.
Si me quitas la soledad
no podría durar ni dos palabras.

Se ha partido la naranja
y la que era tu mitad confisca huesos
que alguien más siembra.
Estúpidamente,
te conmueve la idea
de que lleguen a ser semillas.
Si consigues la ilusión del hombre nuevo,
bien por ti que ya eres parte y juez
de la maraña,
entre los hilos que no sabes si cortar
o si tensar.

Y no es tu culpa, Voldemort.
Cuando apuran en un solo trago
el olvido y la memoria,
lo que pasa es que se queda
sin la noche el calor
y es así como se arde;
mientras esperas que alguien diga
que tu combustión es hermosa
y no otra combustión más, sencillamente.

Siempre dices
que estoy inhabilitado,  
que bebí licores agrios
y que no seré capaz de reponerme.
Nada de eso debería de importar,
te lo digo con la marca ya en el cuello;
no hay una muerte más mortal  
que morir por perseguir algo más 
que los treinta y nueve minutos
que le quedaban a la mañana
de ayer.

Omar Alej. 

No hay comentarios: