miércoles, 20 de diciembre de 2017

Comprender por qué.

Conozco
esa sensación.
Y te deseo mucha suerte
la vas a necesitar.

AL LÍMITE. KARMELO C. IRIBARREN. 


Uno quiso la cabeza,
otro negoció por las orejas
y el que tenía la cabeza se las dio.

Yo pedí la pata izquierda delantera
porque la cola ya había sido elegida;
quedaban tres patas y se sortearon
con éxito regular…

Sin los genitales
(que fueron mutilados)
el tronco fue cedido
a la memoria del chico que se negó
a formar parte de aquello.

Al final
todos necesitábamos una parte
de aquel gato enfurecido
que luchó hasta el final
y comprender por qué.

Omar Alej. 

No hay comentarios: