jueves, 2 de noviembre de 2017

Los Extraterrestres.


Querido compadre, Luis Daniel Pulido (http://popotito22-pulido.blogspot.mx/):

Estoy borracho: usa como un ladrillo, mi sinceridad (si quieres, para hacerte un castillo; o puedes usarlo, para una pelea). Estoy escuchando el último disco de Rubén Pozo (“Guitarra Española” debería ser un hit) Mi…La Negra está inconsciente en su habitación: borracha y guapa, como es ella. ¿Estás de acuerdo –conmigo, en que el amor es como el final terrorífico y épico de Kierkegaard?

Diario de un Moto/Circuito (2017)

Omar Alej. 


¿Cómo? ¿Por qué? ¿Quién?
¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Yo? ¿Ellos?
¿Tú?
¿Quiénes?
¿Qué?
Todo eso contra el terror.

Empiezo:

Mamá estaba en California
y el resto de la gente estaba ocupada
intentando radiar objetos voladores no identificados.
Pudieron llevarme
y nadie hubiera preguntado por mí,
Los Extraterrestres.

Sigo:

No fue posible el arcoíris como un puente
y encontrar la olla dorada
que estaría sobre un campo tapizado
con tréboles de cuatro hojas.
De la luna no diré,
aun me duelen sus entradas
clausuradas y en custodia
de un oscuro operativo del ciempiés
erguido en vertical.

Más:

Cada miércoles borracho,
en el que cuidarte el cabello
era lo más cercano al alarde
de una inflexible caballerosidad,
esto lo escribo brindando por tu vida
y temiendo que puedas morir
con tu propio vomito.

Oh, ay, uy:

En la escuela de jesuitas que yo estudiaba
(Porque no estaba inscrito en ninguna secundaria)
enseñaban que morir es otra enseñanza,
dislocar y luego respirar.

De nuevo:

Si consigo explotar lo que pago por mi soledad
tendremos una botella como fragancia
de mi hipocresía;
querer estar solo
por ver si se acuerdan
la forma de llegar a mí…

Fe:

Ese es un lema que ni el papa Juan Francisco de Kichner,
mi abogado, te diría; si a pesar de tu recato
el fuera Magdaleno “El Vendedor de Crack Definitivo”.

Un Salieri, dentro de mí:

A estas alturas de mi precaución.
Digo.
El poema no es un poema
y que ella siga respirando…
perdón cuando fallo al ser tan buen muchacho.

Voilà:

Alguien querrá saber
qué pasaba en México en la historia,
yo digo que mentiras;
que la vida en su proceso de descomposición
duró más que en las manos del restaurador.
Ojala que el Danielo y mi hermana, Pamela,
logren la memoria.
Un mundo como el mundo que aprendimos,
de muerte en cada expedición.

Pregunto:

¿Qué dirás de ahora?
Tanta vida vivida
por tres minutos de escuchar nuestra vida
en la voz de un locutor.

No voy, mejor cobarde:

Nunca es fácil cuando una chica
toma muchos laxantes
como pastis de la otra vida;
pero al menos hoy serás feliz.
Igualita a aquellas fotos
con amigos
en las que yo no aparezco.

Omar Alej. 

2 comentarios:

luis daniel pulido dijo...

Compadre, usted sí la arma chido!!! Mil cervezas alzo a su salud, claro que sí!!!

Deep Camboya dijo...


Mi compadre, yo es que confío totalmente en usted. Y que digas eso, me hace muy, muy contento (Me lo creo).
¡Sigamos brindando y hagámoslo pronto, personalmente!
Fraternidad y Respeto.
O.