miércoles, 29 de noviembre de 2017

A mi compadre que versa.


Si existiera la poesía en el cuarto
a oscuras,
en el amigo que toca la puerta
Quién pensaría en volarse de un balazo
la cabeza
Ni bajaría los ojos frente a la tristeza

UNA CANCION PARA GINA. LUIS DANIEL PULIDO


A mi compadre que versa
de superhéroes a carcajadas,  
de policías sin macana
que a veces sueñan con hombres,
de periodistas con tortas de tamal,
gourmet, en la nota.

A mi compadre que versa
de cines rojos de barrio,
de cartelitos mejores
-con más luz-
que la reforma energética.

A mi compadre que versa
de cantarinas mujeres
que hacen la compra en la luna,
de tentaciones aladas
que hacen de Chiapas el mundo
y de Tijuana un planeta,  
para ver irse en escoba
a una hechicera con hipo
que ha conjurado su nombre.

A mi compadre que versa
como si el tiempo que falta
naciera en aquel pasado que quema
y que en el blues de Tom Brady
quita una espina a la pata
de una belleza coja
que ha recorrido el camino más largo,
para sentarse en la cama
y hacer brillar las estrellas
que se ha dejado por techo.  

A mi compadre que versa
como el mejor de la clase;
el que se sienta hasta atrás,
al que su perro le destrozó la tarea,
quien tira ligas coquetas
a la del cuadro de honor.
El más canalla de todos
con corazón de tambor
y con cuero de ternura.

A mi compadre que versa,
limpio, imperfecto como el amor
y el fragor de sus frases…
lo estoy mirando en el centro
de un gran reloj sin agujas;
con su sonrisa vikinga
contando el tiempo que queda,
para volver al Valhalla
(No seré yo quien le diga
que en la batalla de Thor Vs Cristo
ganó Jesús con ventaja:
*ver países nórdicos)

A mi compadre que versa
como si Bon Scott le cantara
el rocanrol de los ojos
que no se sueñan con otros
ni nos miran por la espalda.
A mi compadre que versa
como se suele versar, cuando
TAMBIEN DE DOLOR SE DERROTAN
ZOMBIES MUTANTES.

Que quede claro este barro;
a mi compadre que versa.
Siempre que puedo lo digo.
  
¡Abrazo! ¡Abrazo! ¡Abrazo!

Omar Alej. 

No hay comentarios: