viernes, 29 de septiembre de 2017

El Sin-Cara.

¿Podremos
liberarnos de esa edad
 moderna
y aprender
a respirar de nuevo?

Un Ejercicio. William Carlos Williams. 


Me sumerjo en el Sin-Cara,
por descarte no es el rostro de Mick Jagger
ni la faz de otro planeta. Bien por él.

Me apropio de sus facciones,
antagónicas a la erosión,
y deambulo entre los moldes
que atacaba y poseía
por creer que era poesía
encarnar a un poseído
por las sombras
en el cuarto de un hotel.

Pero lejos de perderme
o asustarme de la forma
en que deformo,
ahora puedo asegurar
que fui el primero en llegar,
aquí y allá,
y en mil partes, al instante,
simetría. Lo sabía.

Siempre supe que aquí estaba
por encima de cualquiera
que era yo.

Me sumerjo en el Sin-Cara.
Como él, tallo mis codos en el agua.
Como él, me visto de vestidos de hojas secas.
Como él, mantengo el aire
mientras miro al tren partir y convertirse
en una línea imaginaria a través de una mirilla.  
Como él, acuerdo que si alguien quiere acariciarme
se tendría que convertir tan solo en punta de una aguja.
Como él, desvío la atención
de un vigilante de aeropuerto
y que pasen a volar los diez mil enmascarados…

La pasión interrogante de su estilo
descompone recompensas,
hace mezclas con acero y piel de orugas,
se dispone a resolverle las costuras
a los bolsos de una tribu compulsiva por la compra;

Es sutil porque es un grito
y podría –si quisiera, estar sacándole pigmentos
a los músculos más fuertes de un gran hombre.

Como a él, me debilita la ambición y la codicia.
Como a él, me desentrañan paranoias.
Como a él, me vuelve el boomerang
que lancé con la intención de hacer caer a los más altos.
Como a él, se me convence solo en parte;
lo que tarde en oponer y ser contrario.

En sus huesos que no son más que lápices azules,
bajo el celo de su voz
que no es más que el motor de un microondas
y a su vez es el papel
con el que envuelves a una lánguida criatura…

Me sumerjo en el Sin-Cara
y no fue fácil, para de hoy en adelante
es fantástico el reflejo en el espejo.

Omar Alej. 

No hay comentarios: