jueves, 31 de agosto de 2017

Porque ya te has ido otras veces.

Lo que le hizo
es una historia aparte. Le cortó la cabeza
ahí mismo, en el suelo.
Anatema. Raymond Carver. 


Te extraño siempre
y entonces no es cierto
que la medida del tiempo
sea relativa…

Debo decir que no es muy práctico
hacerlo mientras que miro un partido de futbol
en la televisión y término con los pantalones abajo,
mientras que veintidós futbolistas patean la pelota
tensando las piernas, al frente de una red intacta.

Seré vulgar al decirlo
-lo soy igual si me callo;
pero si estoy comiendo un asado,
en el asador del Danielo,  
recuerdo lo bien que te queda
la sopa de hongos,
porque te extraño siempre…

La lluvia tal vez
sea lo más ordinario
y el mundo quizá
esté hecho con cosas
que una vez se perdieron;
Solo que nada de eso
me sirve de ayuda
cuando empiezo a extrañarte
porque está lloviendo
y ha pasado una chica
con el cabello corto.

Tú sabias que te quería a mi lado,
para poder torturarte con inmunidad
y que no había perdón que valiera,
para compartirte la luna.

Es otra historia de amor
que se rompe en la mesa
de un café popular
porque uno pide un croissant
y el otro mira a la calle.

Agosto se acaba,
los meses se van, nadie lleva la cuenta  
y yo te extraño siempre
aunque sé que hay mucho más
que ésta única manera
de ser única al hacerme más pequeño
e ir llegando a las distancias necesarias
que hacen gas a la nostalgia
y todo explota hasta llegar
aquellos días en los que estabas y no estás.

Y es que a pesar de haber hecho lo que hago
sigo estando en paz con lo que rompo;
tus profecías me traicionaron,
me advertiste mantener la guardia arriba
y así fue que conseguí
todos esos puñetazos en la cara.

No soy un niño caprichoso
ya lo sabes y también
te extraño siempre.
Estoy bebiendo del veneno
que se llevara a mis ojos
porque ha sido esa sustancia
la que me guiaba en la noche
y además que para siempre es para siempre
si te extraño.

Omar Alej.

No hay comentarios: