sábado, 10 de junio de 2017

pero -como sabes- eso nunca pasó.

¿Qué serás tú sin mis labios?
¿qué seré yo sin tú amor?
Poesía. Paul Valéry. 


Es imposible que la noche de hoy
haya empezado en la tarde de ayer,
como sugieren la flores
que ahora están sobre la mesa;
continuando la forma
de un paquete orgánico
de roja brevedad.

¿Dónde está ella,
The killer, La Woman,
que me prendió de las cuerdas,
para afinarme la voz?
¿Qué fue del efecto?

No me invitó a fumar de su mágica pipa,
eso no pasó.

Los autos voladores
que hacían fila, para vernos escapar
a ese sitio donde aguardaban por humo
nuestras almas, no pasaron;
no hay marcas en mi espalda,
donde me hubiera puesto sus alas…

Las miradas secretas
de códigos privados,
carnales,
azucarando banderas
que ayer eran señas
del enemigo invasor;
no pasaron.

La hechura de un puente
con viento, humedad
y desnuda elegancia,
no pasó con los rayos
abriendo las gotas de hielo
que cayeron gimiendo.

<<No hay porque elegir,
podemos tomarlo todo>>:
Una última seña de juventud.

<<Somos jóvenes y hermosos>>:
Algo no pasó.

No pasó el universo
plagado de constelaciones
a donde ella y yo
nos repetíamos,
palabra a palabra,
con formas cubistas
y rasgos orientales
de animalización,
usando una luz cenital
que le dejó David Bowie.

No pasó el accidente
que me sigue pasando:
sorprendido en una mentira
que yo juraba real…

Cuando saliste del salón
y yo fumaba de frío,
me preguntaste la vida
que hubiera tenido de ser otro tiempo.
Te contesté que hasta ti
me había llevado vivir en las calles;
pero -como sabes- eso nunca pasó.

Todo aquello no pasó
porque si hubiera pasado...
¿Por qué coño justo ahora
estoy como un árbol sin corteza
y cenando solo en un puto applebes´s?

Omar Alej.

No hay comentarios: