sábado, 24 de junio de 2017

¿De qué iba a escribir?

Afortunadamente no hay Lugar para el Arrepentimiento
en La Pobreza
de estas Reflexiones.

Lo mejor. Leonard Cohen. 


¿De qué iba a escribir?
¿Era un cuento breve?
¿Sobre la guerra y la paz?
Acaso tendría las agallas
de pensar que hay literatura
en mis propios días
y diría que vi a mi madre
temer de la calle
y a mis hermanas morder…

No creo que fuera eso
¿De qué iba a escribir?
Ah sí, ya me acuerdo:

<<Erase una vez un detective
que investigaba el crimen
sobre el autor
de una novela negra;
pero tenía corazón,
marcas de acné,
manchados los dientes  
y perdía la memoria
a corto, largo y mediano plazo,
porque era mejor recordar
exclusivamente
como seguir adelante…

Él amaba a Rodrigo
que era el dueño del bar
en la esquina
que tiene los muros
con carteles de toreros españoles,
donde se sentaba
a inspeccionar cada pista
mientras bebía cocteles con menta.
De su amor nadie sabía
y cada vez era peor
estrecharle la mano
y contener a su impulso
de besarle la boca con la lengua erecta.>>

No, estoy haciendo memoria
y no sé si sea eso
de lo qué iba a escribir.
Digo, sí, es parecido;
pero ¿Dónde está?
cosas como esas
pasan en Sonora
y yo ahora vivo en Jalisco.

A lo mejor me olvidé del ambiente
<<Fue en un pueblo con mar,
una noche
después de un concierto>>
No, eso no es mío.
Esa es la letra
de una canción de Sabina;
me estoy quedando dormido,
debería irme a soñar con algo profundo:

<<Cuando me morí
no sentí el dolor
ni las agujas en los brazos
ni la manguera,
desde la nariz al estómago,
significaban algo, para mí.

Cuando me morí
fue como entrar a un mareo
que podía escuchar con los dedos
y tocar con los ojos;
sé que suena a un mal viaje.
Sin embargo doy fe
de que cuando me morí
no fue nada
que hubiera sentido de vivo
y no, no fue la muerte.>>

Uy, ¡no! me da miedo;
es mejor cuando sueño con chicas
que me quieren mucho
y que me lavan los pies
como si estuviera enfermo.
Aunque mejor otra cosa,
ahora son tiempos nuevos
de cambio
y alguien podría ofenderse,
interpretar que es machismo
lo que yo llamo tener quien me cuide
de hacerme a mí mismo
lo que le hago a los otros.

Escribiré de otra cosa,
al detective lo dejo
y que lo escriba Hugh Laurie…
además de un tiempo a la fecha
me ha dado por pensar
que da igual el tema.
Lo que realmente importa
no es tampoco la forma
y mucho menos el estilo.
Lo singular ha de ser
que no genere más dudas
y que pretenda saber las respuestas,
para una condición de atrapado:

Eso es lo que vende.

Omar Alej.

No hay comentarios: