jueves, 22 de junio de 2017

Agua y Joselito (Stand by me).

De todos mis amigos solo tú sabes lo que quiero decir. Bueno, adiós, Robert, y jódete tú también.
Robert vuelve a aparecer. Leonard Cohen. 


A Marina su papá la llama Agua
y a José sus abuelitos lo apodaron Joselito;
son amigos desde siempre, desde el cielo…
él le da de su orfandad y ella besos a la fuerza
con sabor a medicina.

Joselito, que es muy frágil de salud,
le ha enseñado a comer tierra,
para hacerla resistente a las bacterias;
pero Agua es un río desbordado de energía
y la prepara con manzana, frutos secos y sandia.

Si hay tormenta
y están juntos,
los dos tiemblan
y se toman de las manos;
si están lejos cuando hay sol,
son como un juego de atacar
por separado.

Hoy han ido a ver que había
y se han hecho con un cupón de regalo,
para una juguetería:
nada es simple si se ve con la ilusión
de quien no se rinde, todavía.

Agua quiere llevarse un cohete espacial,
para viajar al infinito y ver el mundo.
Joselito quiere una estufa y la sartén,
para hacerle el desayuno cuando vuelva.

Ambos saben
que crecer no está tan bien
como presumen los adultos
y en el debate de lo que deben cambiar  
por su tesoro
se organizan, para hablar por turnos.

Agua tiene miedo del temor de Joselito y lo anima,
para ir juntos a encontrar al Principito;
después de tres minutos sin hablar
y sin mirar, Joselito le confiesa
<<Es que no quiero que haya otro entre nosotros>>

En la parte superior de un mostrador
hay un tambor y una pianola;
larga, Agua los señala
y Joselito abre los ojos por amor, emocionado.

Encontraron lo que vale su fortuna
y ahora tocan Stand by me
versión del sur en las Colinas.

A la hora de la siesta
sueñan con estar por siempre juntos;
eso a cambio de un cupón
no es poca cosa.

Omar Alej. 

No hay comentarios: