martes, 2 de mayo de 2017

Todavía, soñar que hay gente buena.

[Creo que/estás/donde/ tendría/que estar/yo]
Cesta. Leonard Cohen. 


Hazlo fuerte y muriendo en el intento;
pero sin el grito de la rabia que corrompe nuestros rumbos.
Poniendo el pulso en contener viles desbordes
y sabiéndolo, al seguir, que queda un tramo por hacer
con hidalguía.

Yo siempre querré curar la marca en tu frente;
pero el tiempo deja en ti la salvación,
para un desierto que agoniza.

Ve a tu puente con el júbilo del viento
en dirección de cualquier parte
y desconfía de esa forma de destino
hecho en despecho por pasado.  
Solo pon a tu pasión
sobre las manos delicadas
de quien quiera enarbolar vuelo de sueños.

No permitas que ahora caigan en desuso
ni los frescos de la tarde
ni el amor de los jinetes.

Vuelve al grato amanecer
del primer día contra el mundo de avaricias,
como fuera la subida hasta la noche
de tu primer desnudo entre las manos.

Que te venzan las sonrisas,
los borrachos cantarines,
ciertas dudas
y las muecas de una chica que te llama
a que la mires a través de su ventana
cuando cambia la estación.

Tantos hay
que se creerán que son veloces.
No hagas caso, tienen prisa;
es lo que tienen.
Tú tranquilo, corazón,
mirando firme, aún si el sol te quema entero.

Ve paseando
mientras sabes en tu oído
la tracción de la alegría
que ha venido de tan lejos
a mirar cómo se azuza una tristeza
hasta hacer fuego de sus hilos.

Déjate ser consumido por ese minuto de batalla
donde toca defender las cartas con las que juegas,
para que no exista nada más.

Omar Alej.

No hay comentarios: