lunes, 8 de mayo de 2017

Muchas gracias.

Perplejo ante tu belleza
me arrodillé a secarte los pies.
Con este tipo de instrucciones preparan
a un hombre para Boogie Street.

Boogie Street. Leonard Cohen.


Muchas gracias por no hacer con la distancia tus aromas
y estar lejos, de ese modo escondido en mis fuerzas
y sobre aquello que no logro atrapar con las manos.

Si te buscan no podrán reconocerte,
siempre cambias de interiores las ventanas…

Quiero hacer un texto blanco,
sin sentido. Que se quede con las frases más bonitas
que le broten a este día sin marcarlo.

Más allá de un borrador,
eres ágil siendo presa
y mortal vuelves a ser depredador.
Es de mares tu cabeza
y en tus horas un reloj es sanador.

Yo te quiero
porque suelo ir queriendo a los extraños:

Quiero ver los ojos grandes de sorpresa
que se ponen cuando cuentan sus relatos
los mareados por las dudas.

Eres casi angelical;
Pero no hay ángeles acá, para aplastarnos.
Solamente mucha gente que nos quiere convencer
de que ha caído el cielo azul
y que hace helada en la parada de autobuses
que están listos a zarpar hacía el verano.

Corta en rajas el obturador de un lacrimal mirando abajo.
Hazte trizas frente a ti en el espejo
y si has logrado la victoria y la derrota, perdóname:

Es por adentro que está pactado el porvenir
y si queda quien entienda lo que digo
habré fallado al decirles que yo amaba hasta el más ligero día;
recordándote partir en dirección contraria,
rumbo al fuego.

Cuesta arriba, tropecé.
Me lo advertiste.
Sin embargo ha sido un hito pervivir
y estar ahora ante el futuro, frente a ti,
con vista entera de la luna en la mirada
y sabiendo hacer llover gotas de te
que hacen crecer las margaritas.

Omar Alej.

No hay comentarios: