lunes, 22 de mayo de 2017

Al descubierto.

Pero esta vez
el chico no se siente infeliz
con su infelicidad.
El asunto del cigarrillo. Leonard Cohen. 


Qué mañana más terrible
y familiar,
toda llena de minutos.
Un momento
todo en partes
sin ninguna conexión…

Cuando siento que es posible
ser feliz y continuar,
tener ganas y hacer fuerza,
no dudar
y abrirme el pecho sin recelos;
siempre es otro el que lo siente
o ya me he ido.

Como duele mi hombro izquierdo,
de ese lado un oído
y media espalda;
pero no mi corazón, ese no duele
porque sabe que está todo por partirse
y sanará.

Se hizo cierto el terremoto
que creí haber soñado,
llegan tarde muchas pistas;
pero un crimen no prescribe
y el sabor de la venganza  
será grato e indiferente.

Poco importa
cuando sabes que uno mismo
siembra el germen de la intriga
que vendrá después por ti.  
Lo que dije que dolía
ya no es nada,
me bastó con agua fría:

Solo aire que uno aguanta en el fondo.

Hay, de un día para otro,
mil nuevas definiciones
de la propia estupidez.

Y el dolor nos sirve,
para darnos cuenta
de qué tan lento vamos
cuando decidimos ir a prisa
sin querer admitir que los cristales
que nos rajan en la planta de los pies
han subido hasta ese punto de la mente
en el que algo más que el sueño fracasó…

Ya no hace ninguna diferencia
que estuvieras acorralada,
tampoco aquel amor
por el que pagué con el trabajo
de una vida.

Siento odio
y si esto ayer era otra cosa,
podré cambiar y acostumbrarme.

Omar Alej.

No hay comentarios: