jueves, 27 de abril de 2017

Soda en el circo del sol, sin corazón.

La diferencia entre un valiente y un cobarde, es que un cobarde se lo piensa dos veces antes de saltar a la jaula con un león. El valiente simplemente no sabe lo que es un león. Sólo cree que lo sabe.

Escritos de un viejo indecente. Charles Bukowski.


Hay corazones perdidos
y un corazón de aserrín mientras tanto.

No quedan
y sin corazón hasta un reloj averiado
se hace mucho tiempo:

Tan solo tiempo apartado que pasa.

En busca de ellos
aletean las pestañas
de un niño encorvado
al que algo le brinca en el pecho;
pero no encuentra testigo.

Hay corazones perdidos
y un corazón de aserrín mientras tanto.

Hay una fila de gente
haciendo la ronda en el cine de entresemana,
sin corazón.

Muertos y muertos de miedo amanecen,
sin corazón.

Largos y lejanos viajes a donde quiera que sea,
sin corazón.

Memorias que se alucinan, para abolir el silencio,
sin corazón.

Omar Alej. Tan solo otro,
sin corazón.

Drogas que descolocan a los animales del arca,
sin corazón.

Soda en el circo del sol,
sin corazón.

Pobres poemas del sur,
sin corazón.

Cita expresa del Libro del Anhelo,  
sin corazón.

Abrazos de lengua con coitus beatum,
sin corazón.

Palabra de padre estelar con estrella Michelin,
sin corazón.

Hay corazones perdidos
y un corazón de aserrín mientras tanto.

Melancolía, sin corazón.
Arrebato, sin corazón.
Despedida, sin corazón.

¿Qué pasa?
¿Quién lo dice?
Acaso hubo un tiempo…
Sin corazón.

Lo sé pues me importa
lo mismo que a dios tu oración,
sin corazón.

Adentro, más fuerte, más hondo. Te quiero,
sin corazón.

Mis manos azules,
mis dedos trabados,
mi boca de cobre.
Resaca,
sin corazón.

Mañana, la luz,
sin corazón.

Un largo caballo parado
en la puerta de al lado.
Tan solo una niña,
sin saber nada.
Sin pose, intensión o tristeza:

Un corazón, para el niño encorvado.

Omaral.

No hay comentarios: