miércoles, 26 de abril de 2017

Sin estar solo.

Cuando la cesta esté llena
aparecerá alguien
a quien ofrecérsela.

Cesta. Leonard Cohen.


Sé que siempre dirás que es precioso seguir,
dar batalla y luchar,
no dejarse vencer por el fatuo mensaje
que hay en tantas promesas.

¿Cómo adhieres a ti las memorias del lirio,
la costura de escamas en el porvenir
y tus risotadas cuando hacemos trampas?

¿Cómo haces para no querer
el vacío que brilla?

¿Cómo es que no hablas
el mismo idioma que dios?

Me entusiasmo en tu fuerza.
Es un golpe certero
y los vidrios oscuros,
que ocultan las cartas de navegación,
se rompen.

Siento adentro el paisaje
que tú has ido pintando
con las mismas palabras
en las que andas el aire.
Como si fueras despacio
mostrándole al tiempo
sobre cual beso detenerse.

Y sé que no vivirás sin vivir en tu cima.
Y sé que no dejaras que se apague
tu fuente de gracia.
Como cada verano
seguirás bajo el agua bailando,
respirando en la lluvia con invierno en los hombros.

Despertaste de ayer
y hoy que estas aquí sin saber qué ha pasado
solo puedo tocarte…

He intentado perder,
lo intenté con coraje.
Al mirarte sacar de una risa la luna
y el mar y la plata y un verso,
ya lo sé.

Quien te ha visto pasear por las tardes,
saludar a los chicos,
detenerte en la esquina y doblar,
también mira que entras al amor sin alarde;
ignorando las rutas que engañan
y hacen, de lo que una vez fue verdad, una mentira.

Y todo sé que lo harás
porque así te recuerdo,
sin invertir ni un esfuerzo
en arrancar de la vida
lo que no llevas dentro.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Se me hace vuelcos el pecho, te digo. Jaja pero creo es por todo lo ya hablado. Me gusta la pregunta, esa idea de adherir lo hermoso, la muestra de lo que resiste a pesar de romperse a veces, me gusta mucho mucho eso de la costura de escamas en el porvenir. Justo como quien remienda sus ropas mas desgastadas para poder usarlas con gracia un fin de semana que se aproxima, y reír. Jaja es muy bello. Como adhieres a ti esa forma tan propia de seguir. Me gusta imaginar esos vidrios obscuros romperse. -Romper las ventanas- y me parece re guapo eso de sentir dentro el paisaje y esas pausas de quien va despacio. De quien sabe cuando parar un poco para ver si va cambiando dicho paisaje. No sé. Me parece muy muy muy bello eso. Me emociona. Me gusta pensarlo como esos sueños, los buenos. Como cuando uno camina cierra los ojos y todo se siente mejor. Me gusta mucho, como se ve, como se siente. Se va conmigo. Ojalá llueva hoy. Despertar de golpe del ayer puede ser duro no?. Ese shock! De no saber donde se está, que pasó, porque ayer era una cosa y hoy es otra. Pero parece que ese “solo puedo tocarte” bastaría para confortar. Me suena como algo que puede hacerse sin necesidad de usar las manos. Como si pudiera tocar el alma. Esta bonito eso de entrar al amor sin alarde no?. Imagino ignorando esas rutas que engañaban en el pasado, lo que se creía cierto y en realidad podía ser que no era así. como empezando de cero. con naturalidad. “Sin invertir ni un esfuerzo en arrancar de la vida lo que no llevas dentro.” pfff. me encanta, como irse llenando de a poquito con la vida. Con esas pausas. Pero me encanta que sea “arrancar” no tomar, si no hacerlo con mera intención de llevárselo para nunca devolverlo. Con pasión de vivir eso que se le despoja a a vida. Como si de esa forma se adhiriera mejor a eso que se lleva dentro.

FloresFer.