martes, 4 de abril de 2017

Morrisey.

“El placer es muy distinto a la felicidad. Quiero decir que algunas cosas son más valiosas porque no duran”
El retrato de Dorian Grey (Lord Henry). Oscar Wilde.


He tocado el metal helado
de una patrulla abandonada
sobre el bulevar que hay tres calles abajo.
¿Dónde han ido?
¿Acaso te has ido con ellos?

Recuerdo cuanto tiempo ha pasado;
pero no puedo recordar de qué.

A veces el alma de un preso se suelta
y toma mis manos.
No había pensado en la posibilidad
de seguirte queriendo
¡Oh! por ti.
¡Oh! por mí.

Si nadie te abraza
y nadie me abraza
¿Dónde están mis pasiones?
Tal vez pueda decirlo el vendedor de trampas,
para ratas.

Antes creía en los bellos poemas.
Hoy tan solo los abandonados
se parecen a mí, a nosotros.

Tú siempre adivinas
el número de mi mala suerte;
te apuesto toda mi fortuna
a que nadie, sin ti,
ha conocido el amor verdadero.

Recuerdo el reflejo
de tu cabello volante
sobre el cristal de la tienda de oro.
Cada punta de un rayo
buscaba comprarse
el mismo tono dorado
de tu melena sucia.

¿Has vuelto hablar
en francés,
para pedir un croissant?
Todos se reían
y tu orgullo era tanto.
Me comentaste sentirte
tan imparcial como un Monthy Python.

Está llegando otro fax
y los carteros de antes
ahora son camioneros
que entregan a gente
en sucios laboratorios…

Todo ha cambiado de nuevo,
ni siquiera estas tú
diciendo que todo ha cambiado
ya demasiadas veces.

Omar Alej.

No hay comentarios: