martes, 28 de febrero de 2017

Laberinto y salida.

“Nunca estaré más lejos de mí que ahora.”

Mila Ojea.

Pic. by MedioTuerto.

Te emprendo
y tú me emprendes.

No conozco el alivio de una pena,
solo he sabido irme. Llevo las marcas
como un triángulo que oculta
mi pasión -por alusión, al comité
de mis fantasmas que son puntas de navaja
y ellas fueron mis amantes compañeras
del prohibido mecanismo de la piel al natural.

Ahora estoy considerando dar un paso
y que sea a mi derecha, hacia mi izquierda, hacia atrás
y hacia adelante.

Igualito que un reloj,
travesía más allá de cualquier puente que se ha roto…

Ojala que dios exista,
así puedo compartirle mi derrota
y yo alegre,
como quien le cuenta a un ciego un color que se resiste.

Te emprendo
y tú me emprendes,
te pierdo en mis regresos
pues me encuentras en tu cima,
dibujando el horizonte con la fe en que las pestañas
de los libros no hacen mal ni se vacían.

He elegido que se pueda hacer posible
lo imposible;
te recorro y la ruta es la columna de una espiga.
Brilla en oro
y sabe a pan que haremos luego, en nuestra aldea,
porqué habremos inventado el futuro
contra toda sensación de pertenencia.

Te emprendo
y tú me emprendes;
festivo, me hace gracia; son cosquillas.
Si te toco al pie de un río
pasan aves que no han visto un freeway
ni tampoco una casa de dos pisos,
azulando el cielo gris de San Andrés.

Además -cuando el otoño, cantas con hojas de voz ronca.

Nos hemos encontrado,
fuiste el inicio de una colonización
y hoy no tienes algo más que un mar de rocas.
De mi sabes lo que he dicho;
no, no tengo a donde ir.

Terminaré hasta donde no podamos llegar;
te emprendo
y tú me emprendes, laberinto y salida.

Omar Alej.

No hay comentarios: