lunes, 27 de febrero de 2017

Hay dos tipos de oponentes; pero son el mismo.

No hay elección sin libertad, bucanero. No somos nosotros quienes estamos muertos por dentro. Todo esto que encuentras en nosotros tan débil y despreciable es justamente el riesgo de ser libre.

La Broma Infinita. David Foster Wallace.


Nadie suponía
que pudiéramos llegar a compartir
ni silencios…

Palabras o ideas
que hubiéramos puesto ante alguien
no parecían emanar de un común;
de nada entre nosotros.

Sin embargo, en él había tradiciones de buena educación,
tolerancia, temple y cierta progresía que le condicionaba
y suponía quedarse –a veces, donde no hubiera estado
de tener disponible una forma de huir.

Yo por mi parte
-siempre al acecho
de una nueva contraria-
me enorgullecí de tener
el más mundano motivo,
para no marcharme,
la curiosidad de los gatos.

Y hablamos de mucho y de poco,
de su inusual interés por los boleto de tren
que conservan la huella de una pisada.

<<ahora es muy difícil,
apenas quedan estaciones;
pero igual si me pilla una cerca
me voy y levanto algún pase de abordar
que haya sido pisado.
No sé muy bien para qué.>>
Me dijo y bastó,
para que se iluminara el libro de notas
que suelo llevar conmigo escondido.

He pensado mucho
en lo que pude haber dicho
y por mi parte -en realidad, apenas y fue que conté
de una mantarraya
que me dejara marcado en el pie su aguijón.

Podíamos hablar de la paz, de la guerra,
de cómo el mundo cambió cuando nosotros cambiamos
o de la impasible manera en la que la libertad se supone no es.

Estábamos aptos,
para discernir y oponer ambos puntos de vista,
entre él y yo no cabía empatía
y debíamos saber los motivos,
tallarlos, mostrarlos y luego clavarlos.

Pero no quisimos,
al mirar que no teníamos testigos
optamos por lo que haría un par de niños
y nos divertimos por no saber quién -se supone, es el otro.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


uy uy, me gusta mucho, esa idea de ser el mismo. el principio, tan ajenos entre ellos. tan supuestamente opuestos... me gusta eso de como la progresía y la educación condiciona al otro a quedarse donde, de ser otro, probablemente no lo haria. huiría. como si ese condicionamiento no le dejara nunca mas opciones que quedarse y resistir. sin elección, sin liberta... o al menos eso se supone. uff... presumir quedarse por la voluntad de curiosear, ja. y pavonearse por ello. por no tener algo que le condicione. por poder elegir. como por instinto animal y salvaje. entiendo la oposición.... "no se muy bien para qué" jajaja me suena tanto a... es, eso, "ahora es muy dificil" pero si algo pasa, "si me pilla una cerca me voy" como si se tuviera la confianza de lo predestinado jaja de lo fortuito. del derepente puede pasar. y levanto lo que a alguien se le cayó, no quiso o se perdió. lo siento tan bello por ser tan al azar y tan sin saber por qué... dejar las desiciones tan así.... a lo mejor es por eso que se ilumina el libro de notas... me gusta mucho. imaginarlos. charlando. oponiendose el uno al otro, sin esa intensión por saber que se siente ser el otro.... sin ahondar los porqués del otro. sin suponer me gusta mucho eso de que sean el mismo. al final. tan opuestos y a la vez tan el mismo. Al final si compartieron silencios, tuvieron un común, de sus oposiciones decidieron ser el mismo niño que solo escoge, elige disfrutar y divertirse con el otro. hacerse libres de elegir. de arriesgarse a ser "el mismo"

FloresFer.