martes, 17 de enero de 2017

"Veinte años no es nada"

“Que el mundo sin ti, que ahora me toca, me deprime y que sería muy desdichado de no encontrarnos en el futuro. 
Te beso, mi amor, te pido perdón por mis necedades.”

Carta de Adolfo Bioy Casares a Elena Garro. Adolfo Bioy Casares.


Los poetas nos dirán
de donde ha vuelto
el viento con su herida
a sanarse sobre el río
que hay oculto entre las ramas
de estos sauces.

Entonces nos salvamos la memoria,
las mariposas en los frascos de cocina,
el minotauro detrás de la maleza de aquel patio.
No salvamos y esos miedos se quedaron,
con sus formas de esfera, serpenteando
en el desfile de la luz.

Mañana al encontrarnos
nos habremos olvidado del hastío.
El cansancio se habrá hecho peso adentro
y sentirnos derrotados ya no nos pondrá tan tristes;
creo que habremos conciliado y seguiremos.

De la espina y del veneno
que nos dimos,
las hormigas, el rencor y los olvidos;
se habrán hecho cicatriz que nadie mira
por temor a preguntar.

Después ya nadie me miró
con tu cara interrogante, fantasmal.
Será riendo
que recuerde que eres tú
y cómo debíamos de hacerlo.

Nos reiremos del montón de loza sucia
que acabó con tu paciencia y con la mía
y nos llevó a romper el vaso de la aurora
y un refractario de cristal.

Acusados por la fe que hicimos trizas
-al mirar que estas de nuevo en un escote y una falda,
dios morboso nacerá de esa mirada,
para ver qué es lo que pasa
si sabemos que veinte años no es nada.

Justo a ambos nos unía no tener ningún recuerdo
de que fuera algo real nuestra galaxia.

Ojala fuera de noche al tropezarme,
ojala que lleves prisa y muchas alas;
que no puedas detenerte
a contarme ¿cómo estás?

Hasta entonces te querré tal como eras;
pero no dejar de ser el mismo vino  
que orilló tu corazón hacia la sed.

Me hice viejo para adentro,
lo sentí y hoy lo resiento.
Tantas veces
y tan fuerte nos llamamos;
en respuesta hemos tenido
lo que falta de la vida, en un silencio.

Mañana -al encontrarnos,
nos queremos con la fuerza
que tuvimos que tener al separarnos.

Omar Alej. 

No hay comentarios: