viernes, 20 de enero de 2017

Dos cojones.


Si ellos logran que hagas las preguntas equivocadas, no tienen que preocuparse por las respuestas.

El arcoíris de la gravedad. Thomas Pynchon.


Se llegó el día
que formaron con montañas
de descartes y caídos.  

Cuenten el orgullo
de los símbolos del pobre
y marginal,
ahora lo resisto con mi piel cicatrizada
y en la fuente de consciencia que es la nada.

Con la suerte hasta acabarse,
con los miedos de resaca,
con visiones de vaqueros,
con mi fe he de convertirme en un perfume,
ahora resisto.

En esto se convierte aquella vida;
la de los años con la dicha en la Isla Huivulai:

Tomaba el sol,
seguí a la espuma.  
Intentaba abrir las olas
esquivando al aguamala;
ya no puedo ir atrás ni detenerme.

Justo hoy veo que a mi piel
además de las escamas le han brotado
espolones y navajas,
lo esperaba
y sé muy bien cómo funciona
heredar el último lugar…

Todo cuanto fue
va pegado en mi uniforme de soldado.
Hoy ya es la soledad.
Hoy ya es mi gran fracaso.

Tengo fuerzas que son sueños que soñé de pie en la calle;
un agente me hizo ver que se llevaban nuestras cosas
hacia el fondo de ningún lugar
y quedarnos sin saber ¿qué es una casa?

Entonces nada era nuestro
y no lo es ni el intestino de palabras
que en mi estómago hace fuego.

Vi películas de horror
con mis amigos hombres lobos y vampiros;
yo era un niño sin saber que la niñez nunca resulta…

Nunca un cielo verdadero se propuso,
para caer en la parte trasera de un camión.

De aquel tren estoy borrando -con un gigante borrador,
las vías y las anclas y la culpa.
A dios –como a mefisto,
no le tomo los pedidos
y no tiene penitencia que me valga.

Esta puerta que girando me succiona,
guarda afuera por adentro;
las lecciones de vergüenza en aquel parque,
los mil cruces aduanales que una risa
solía ver, para marcharse y regresar.

Cocaína, ron con coca, cigarrillos, emociones,
direcciones, biología sin maestría:

Dos cojones.

No es el odio,
estoy viendo que el camino se convierte en cada paso.
Sigo el rumbo que pregunta hacia adelante.

Omar Alej.

No hay comentarios: