viernes, 27 de enero de 2017

Balada de instituto, para el amor; mi amor.

Tómame, oh noche eterna, en tus
brazos y llámame hijo.

Abdicación. Fernando Pessoa.


Hey love, my love, mi amor,
contra la lija de estos años
y enciende con la nube en mi cabeza
el carrusel que marcha solo,
poseído y despedida…
crece hasta caer en una red o telarañas,
podrías suspender noche en la luz;
en un momento
como en una balada de instituto.

Hey love, my love, mi amor,
he intentado ser tan fiero
como fuera el corazón de una nevada
y demostré que era el eterno cobarde.
Rompe el día con tus rayos
y después quede la huella
de un paso y otro paso en el salón;
en un momento
como en una balada de instituto.

Hey love, my love, mi amor,
mi casa fue tomada por la ley,
solo resisto.
Ahora vivo en el desván
¿no ves que abres agujeros para ver
y capturas mi esperanza en un afiche de ficción?
Solo hay tiempo;
en un momento
como en una balada de instituto.

Hey love, my love, mi amor,
rostro de fuego contra la culpa,
entorno de oro alrededor de las pupilas,
del niño lejos.
Si estás aquí llévame allá,
al fin del aire, donde caminan
los soñadores -su sueño azul;
en un momento
como en una balada de instituto.

Hey love, my love, mi amor,
por los que salen de prisión,
por los que reptan en sus propias caricias,
por quien te mira con el descaro de un inocente.
Como si fuera solo una espina;
en un momento
como en una balada de instituto.

Hey love, my love, mi amor,
cara de enfermo y cuerpo amarillo,
te estas rompiendo
y tanto te tengo que, sin saber
qué son palabras, vuelvo a rezar.
Algo se fue y cuando salió
volviste tú muy lastimado;
en un momento
como en una balada de instituto.

Hey love, my love, mi amor,
penoso y bello;
en un momento
como en una balada de instituto.

Omar Alej.

No hay comentarios: