viernes, 2 de diciembre de 2016

Nueva ley de gravedad.

<<Algún día en tus brazos, comprenderá que nunca hizo nada. Y entonces morirá. Muchos como ella vendrán a verte. Muchos ya han venido. Tienes un trabajo. Eres un obrero, y te han matado, con todos los de la peluquería, sin ningún problema>>

Jana piensa en John. Leonard Cohen.


Vida interior
para adentro,
cerrada; no hay fuga.

Persianas abajo
negación de la duda,
certeza
y única forma: simple.

Comprendo,
soy nada
y no entiendo;
tengo que obedecer,
aspirar al rayo no es luz.
No lo es.

Es la historia de un tipo cualquiera,
las noches largas se fueron,
los buenos vinos se fueron,
los ojos rojos -hermosos, se fueron;
pero la muerte sigue fumando
y ha encendido su puro
con el pañuelo del camarero.

Dolor sin proceso,
aplastado, anulado, negado,
olvidado, acusado.
Dolor sin cantar,
sin creer.
Ya sin querer devolverse
al fondo de la galaxia,
habiendo entregado
sus corceles marcianos;
viviendo en la esquina
sobre la tienda de identidades.
Dolor, estrella
que ya se apagó.
Hecho destello, dolor.

Viene, viene, el silencio,
las distancias largas,
el día de ayer,
los zapatos de otros
¿ya llegamos?
¿a dónde?
Vida interior
para adentro,
cerrada.

Hornos sucios,
pan viejo,
comicios, deudas,
vacío, carcoma, vecinos.
Pasión estática,
palabras de hueso
sin carne.

Todo es paraíso,
no comas el fruto
(el único fruto que queda
¿no debo comerlo?)

Luna sin coraje,
luna de los hielos,
luna satélite -no más.
Luna se fue,
luna mentira,
luna satélite -no más.

Embocadura de sed.

Cedo mi lugar;
tomo posición.
Firmo aquí,
firmo allá.
Licencia para soñar
-poco a poco.

Ganaron los malos,
cortaron el pelo
a la ilusión circense.
Al poeta
le han pedido pagarse las copas
y el hombre obedece:  

No, niño no.

Omar Alej.

No hay comentarios: