martes, 6 de diciembre de 2016

Malditas películas de Ken Loach.


A veces solos nos gustaba fantasear; llamábamos “diosas” “musas” “putas” a simples mujeres. Además –ellas, tenían menos convencimiento de que algún día pasaría algo importante.
No sé si algún otro de los chicos sospechó o desconfiaba de esos ímpetus. Yo no. Ya ves, yo no.

Diario de un Moto/Circuito (2016)
Omar Alej. 


Al ver que con mis ropas
cubría un esqueleto y nada más,
me pediste que buscara
las alhajas que escondías
en el fondo de tu tiempo:

Eso había de salvarnos
como a gatos atrapados
en un árbol.

Lo intenté
y descendí mientras movía
los cadáveres de otros extraviados
furibundos contra ti por tus mareas;
pero nunca vi el submarinismo
como fuerzas del romance
y preferí nadar a donde hasta la sangre
era de nadie.

La verdad se despegó
como una costra
y otro Omar que era instruido
en moda y armas,
encontró que en paralelo
una mujer iba perdiendo los recatos
y subía por la piel de las paredes
en su forma de lagarto…

Y yo que había intentado
construirme en plena tarde
y yo que había intentado
acomodarme en el fresquito
del sudor entre tus pechos
y yo que había empeñado
a mis dioses y a mi servidumbre
y yo que había decidido
que el color me pintaría,
no era yo cuando elegí
seguir de nuevo hacia las sombras
de la noche en la que vivo y colecciono,
junto a corchos de botellas
de barata soledad que me hago
con restos de arena.

Casi es simple
que a pesar de nuestros lazos,
deslazados sobre las mesas de las cafeterías
y los restaurantes,
otra gente continúe asistiendo
a las salas de los cines, para ver
otro episodio de lo mismo:

Hombre adulto,
con la piel colgándole
y sin talento, para el alma,
conoce a mujer cansada
de tener que despedir
-regularmente,
al mismo día;
una y otra vez,
para toda la eternidad.

Pero hay noticias buenas,
Ken Loach dijo en conferencia
que el motivo de su próxima película
será la vida en marte
y bienvenidos al pasado.

Omar Alej.

No hay comentarios: