viernes, 16 de diciembre de 2016

De muchas más grandes ausencias.

Se sentó allí en la rama unos cuantos minutos.
Luego se reanimó y voló hermosamente
fuera de mi vida.

Mi Cuervo. Raymond Carver.



Yo no sabía que estabas sufriendo
y lo hubiera sabido
sin mayores esfuerzos,
tan solo llegando;
pero mañana es un tiempo
que se cuantifica en granos de arena.

Sufría yo primero,
es lo que hay en el rostro de todas mis cartas
enviadas de donde
Romeo vive en querellas contra Julieta.

Ponía en perspectiva
mi próxima historia
y viví con finales adelantados
atado a un butaca del cine parlante.

No pido que olvides
por supuesto que no;
pido que en ti
toda la llama se quede
y se queme -empezando por mí,
la nostalgia.

Nunca entendí los motivos que tengo,
para ocultarme del sol…

Una vez que amanece
llego cansado de andar
y sin recordar donde he ido,
tengo este extraño deseo
de no reconocer a nadie.

Durante la madrugada
le he escrito a la fe que no tengo,
cambié por un mundo que no me interesa,
he domado al caballo que quería salvaje,
he pactado una tregua con los asesinos,
he comido en la mesa
de los hipócritas dueños de la granja,
escupí en el río, me di la vuelta y lo dejé atrás,
sin saber que al volver perdería mi camino.

No podrías suponer lo lejos
que llegué sin moverme,
bajo un golpe de agua
recorrí el espacio exterior
y vi que la velocidad aumentaba
conmigo dentro, quieto,
mojado, cerrado, pasando;
escuchando morirme de pronto.

Yo no sabía
lo que te dolía,
lo vacío que yo estaba,
me gusta suponer que esa es la vida
en función de la vida;
claro que esa es la excusa
de muchas más grandes ausencias.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Que bello el fragmento del principio... perfecto para hablar de ausencias... la belleza que tiene el que el otro no esté, o se vaya, imagino esa sensación con la que se queda uno... el ambiente pues... eso en un principio. Luego me da esa impresión de ser la ausencia en primera persona, en este momento. "lo hubiera", "tan solo llegando; pero"... pero siempre hay peros, y el mañana que parece nunca llegar, que parece ser infinito... ya empieza a sentirse un poco desolador. al otro le duele ahora, pero tu desde antes ya has pasado por eso. como si fuera la constante en la vida, en general... e imagino esa parte de finales adelantados como algo inevitable, por más perspectiva que se pongan en todas tus historias... como si no hubiera más opción. no sé por qué me da esa sensación, la verdad. Me gusta muchisimo, desearle al otro que siga vivo por dentro, que queme la nostalgia, justo eso que ya no está, todas esas ausencias. :O :O es bellisimo! y a la vez, me parece algo tan dificil de hacer... mmm, ocultarse del sol, porque se es de la luna.... "tengo ese extraño deseo de no reconocer a nadie" uff me gusta de a montones. esa sensación vagabunda, donde a pesar de no saber donde se ha estado, los rostros y lugares parecen familiares, parecen haberse visto de antes o de siempre... y esas ganas de no reconocer.!!! siento que esa falta de reconocimiento seria la forma perfecta de desaparecer... me quedo ahí porque... siento que he estado ahí.. y lo que sigue wow. es como esa honestidad brutal a la que nos hemos referido antes, es algo asi como reconocerse a uno mismo no? se ha hecho lo que no se espera que hagas, y lo sabes, y lo encaras, y así lo vuelve a dejar.. me da la impresión de que se hacía con la intensión de llegar a una consecuencia precisa y al final termino yendo a ningún lugar. Terminaste en ningún lugar... otra vez. Me gusta mucho lo siguiente... imaginé un chapuzón sin salida.... y justo esa idea que me encanta en la que el mar y el espacio exterior se parecen tanto... e imaginarte como una cometa humana, a toda velocidad pero estático por dentro,... dejándose morir. no sé, pero se ve bellisimo en mi cabeza. en cómo se siente. Como si uno solo se apagara de repente... y no se si me aleje demasiado, de el texto en general, pero me gusta esa suposición de que así también es la vida, y que así también es como funciona, con eso que duele, con esa sensación de no saber dónde se ha estado, con esa sensación de estar perdido, de estar muriendo... y que esa es la razón por la que no se está. por la que se es ausente, tú y otras muchas más grandes ausencias! :O y sí. SÍ lo creo.

FloresFer.