miércoles, 7 de diciembre de 2016

Amor, "el oscuro pasajero"

Creo que por dentro no estoy roto -todavía. Lo que suponía que me iba a romper –al final, no ha pasado de ser solo un poco de fuerza. No recuerdo qué sucedió, no te diría que fue el accidente, tampoco sé yo si fueron los viejos o las violaciones o aquellas golpizas; no, no fue la sangre.
No estoy roto, nada me rompió. Yo ya estaba así. Hasta el amor, todo me pareció poca cosa.
Es lo que sí te puedo decir.

Diario de un Moto/Circuito (2016)
Omar Alej.


Dentro de mí
se mueve algo,
alguien, un sitio.

No te conoce
ni reconoce
partes aparte
del Complejo R.

Habría que hacer
que las navajas vuelen
en dirección de las balas,
organiza y deshace.

Sin saber cómo,
despierto en dónde…

Una convención de asesinos
en la América Profunda,
dimite Europa:
De esto no tienen allá.

Quiero irme;
pero la charla y el te
son espectaculares,
me motivan de fondo
a no dejarme mirar,
ya lo que observo se fue al otro lado.

Tienen razón y me entrego a ellos:
“La vida dura muy poco
y demasiado a la vez”

Pide clemencia;
pero no importa,
te vuelves nada.

Creía estar armando
demasiado alboroto
con la luna en el plato
y los muchachos cantando,
en confesiones, la guerra.

Creía que me componía
un anhelo de cambio
con los pequeños soles
de mi noche andariega;
pero en realidad es el amor
en mis manos.

No concibo otro modo de entrar
lo que hay dentro de mí, que se mueve
-algo, alguien, un sitio-
acuña el dolor como llave
y hiere. Te hiere,
benefactor.

Desprecia la luz del cautiverio.
Quiere llegar a las llamas que arden
con restos de arte, libertad
y esperanzas:

Abrazar al traidor.

Deshago las cálidas vueltas a casa,
arrastro las telas que nos cobijan
hasta conseguir el ruido de cadenas,
siento prisionera a cada palabra
y te ofrezco caza de ángeles
como navidad.

Temerás
-si es que no lo haces ya,
hasta del mínimo salto
de mi boca a tu boca:

¡Dios de los garajes
y de los combustibles
átalo al velo de algún barco hundido!

Solo espero
que pienses en mí al ver Dexter
y pienses en mí.

Omar Alej.

No hay comentarios: