jueves, 3 de noviembre de 2016

Si te busco, me encuentras.


“El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que en verdad siente”

El poeta es un fingidor, Fernando Pessoa.


A veces busco la luz
y otras veces busco las sombras.
Aquí lo puedo contar;
se me ha quedado mirando, la soledad,
al naufragio que se convirtió en una isla:

No sé lo que busco
cuando estoy a punto de cumplir otro año.

Tú podrás acertar
que mucho tiempo he buscado un claro,
las puertas de un cuento; la sensación de morir
y volver de la muerte.

Sé que he buscado
decirle a los tiempos
que no podrán destruirme
por mucho que hagan, para aplastarme.

Resistiré sin dar importancia,
sin contradecir el camino  
y todo –en verdad, no es más que un juego.

Juan no tiene casa
ni vecinos ni hijos ni amantes
ni tratos en donde fundar una nueva ciudad.
Yo no creo que le falte nada,
me cuenta que hay una parte del río
donde te puedes sentar sintiendo que nada ha pasado;
estas suelto de cuerdas
y llegas a ver los horizontes que están
en el corazón de tus muertos…

Y no lo busco con la sed primordial del que se aventura;
pero quisiera encontrar alegría
en lo que recordamos que una vez fue dolor.
Mi espíritu fue el blanco
de leyes y certidumbres
que si hoy están rotas
las he roto yo:

Saber que la vida sucede de un modo u otro
y saltar por encima del fuego que impone dentro de las dudas;
dejar de olvidar con cuantas cruces crucé
apenas al dar las seis con treinta de la mañana.

He llegado aquí,
de momento hay aire, concordia
y motivos, para estar alerta de ciertos detalles.

Se han desplazado los días tapiados
y como de paso, han llegado al encuentro.
No sé si lo busco;
pero después de partirme en pedazos
un poco de mí se encuentra en el otro.

Omar Alej.

No hay comentarios: