viernes, 18 de noviembre de 2016

Durante la noche.

“y nada en mi mente
más que estar dentro
del único lugar
que no tiene interior
ni exterior.”

Preocupado esta mañana. Leonard Cohen.


Durante la noche
se caen los letreros de alerta.
Si no estoy abrazado a tu cuerpo
es igual a decir
que estoy desnudo en la luna impostora,
caminando debajo del peso de las cadenas
que amarran el alma de los bulevares.

Perdona,
si no fuera por el desgarro que aplasta
¿cómo saber el tiempo que pasa?

En mi tontería
me abrazo a un tal yo;
pero más alegre
y más alto,
subimos al auto
cantando canciones de lirios y parques.
Lo sabes,
el sr. Leonard Cohen.

Nunca dejé
que me robaran
lo que con tanto esfuerzo
habías robado de mí.
Solamente firmé el documento,
para mostrar que la tinta
es igual a mi sangre.

Soy más que tu hombre,
soy tu prisionero.
A donde quiera que veo
me encuentro en el riesgo
de hacerte enfadar
y que me dejes de nuevo
imaginando los besos
que les darás en el sexo
a los marineros de Europa.

Durante la noche
se están peleando seis guerras,
una es porque sí,
dos son de mentira,
tres callan ahora,
cuatro no son una broma,
cinco desde el norte al sur
y seis que no salen en la prensa impresa.

En realidad los valientes
han ido borrachos.
En una historia de azares
la libertad sucedió
mientras dormía la gente.

Durante la noche
se caen los letreros de alerta
y yo paso de la rabia al sueño
en una comisaria helada
que gobierna una señora
-tan grande como la China,
mientras llama a los hospitales,
para saber si sus hijos han regresado.

Omar Alej. 

No hay comentarios: