martes, 15 de noviembre de 2016

Aquel niño fue...


¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.

XXI (¿Qué es poesía?) Gustavo Adolfo Becquer.


No sé ¿qué hace ahora?

¿Quién piensa en la luna
cuando la luna está cerca?

La luna no existe,
la luz del vecino se apaga
y escucho salir cuatro pasos.

No están afinados,
no van hacia arriba,
ni van hacia abajo;
no sé si van solos
o si se acompañan…

Quizá sea el reflejo
haciendo morder la distancia
de la que partimos, para regresar.

Yo no era aquel chico,
no soy más que un hombre
y he llegado aquí porque tienen lugar en la barra
y si alguien distingue
entre verdad o mentira
lo echan afuera.

Aquel niño fue
y es cierto que era confiable;
capaz de callar en secreto
los avistamientos de estrellas fugaces
que otros perseguían por su brevedad.

No me regocijo,
no soy la nostalgia;
quiero entenderte
y poder ayudar con las plantas
que sacas al sol.

Aquel niño fue:

Solo en la calle
con barcos llamando
a todas las partes del mundo,
no puedo evitar recordar…

La memoria no falla.
Como me gusta decir,
acaso sucede que llega sin separarse;
toda junta, un montón de arcilla
que luego será un ladrillo,
que luego será una casa,
que luego será la quietud,
que luego será el olvido.

Qué flamante es en mí
decir que la muerte de un hombre
es matar a mi padre,
así sabrás que agradezco.
No lo hicimos mal…

Aquel niño fue
quien le pactó a las palabras un escondite
a cambio de cualquier duda,
cualquiera de ellas;
incluso dudar
si lograría vivir, para siempre.

Y tuve un amigo tan grande
que aunque no está aquí
hay algo que duele y que dice
que ha venido conmigo
y que me he ido con él,
ya no le pido salvarme de nada.

Omar Alej.

No hay comentarios: