jueves, 27 de octubre de 2016

Matrioshka.


I hear the ancient footsteps
like the motion of the sea
Sometimes I turn, there's someone there,
other times it's only me.

Every Grain of Sand. Bob Dylan.


De mi vaso surgió un amigo motorizado del cuello a la cadera.
El hombre movía la boca -es una de esos trucos que tiene los hombres sin trucos,
y me contó de un ave muerta a la que mataron de un solo disparo;
del agujero del pájaro, protagonista estelar, number one, de la historia,
que estaba caído en medio del bosque, brotó una raíz en la que dejó una marca,
para su regreso, un extranjero que venía de civil a visitar a su prima, Lourdes,
que es una mujer sin marido y madre de dos hijos que murieron en el desierto árabe.
Cuando lo supo enterró en su jardín dos anillos, uno de la buena suerte
y el otro de sus quince años; cuando un compañero de vuelo
que había traído su padre le regaló una cajita de música
en la que aún escucha Pequeña Serenata Nocturna: Lo más grandioso de Mozart -creo recordar,
es cuando los soldados americanos aprietan sus cruces de plata
-pasando debajo los balcones europeos, al escuchar como bailan las notas.
Yo he visto muchísimas películas de la guerra y siempre he querido dispararme en el pie,
para que me manden a la enfermería, donde trabaja Inés:
no tener que vivir ciertas partes de mi vida partida.
Me he encontrado de frente con el cuerpo desnudo de una bella campirana
-ya sabes; cabello rojizo, mofletes rosados y aliento a durazno. No me fue suficiente;
la disfunción eréctil no respeta ninguna frívola fantasía.
Por eso vuelvo a mis calles de siempre, donde los chicos trafican
y roban, para después ayudar a un vecino con lo que compró en el mercado;
es donde sé que no tengo quebrado algún hueso:
ciertos criminales sabemos que no se debe cagar en el sitio en el que se come.
A la tarde de hoy servirán patatas con pollo, colibrí a las brasas, galletas de nuez,
caramelos y elotes. Subirán las persianas y dejaremos entrar
a esa luz que recuerda cuanto hemos dejado pasar. Y hablando de eso.
Ayer pasó un mensajero, tocó en la casa de enfrente; nadie salió a responder
y me puse el disfraz de quien iba llegando. El mensaje decía: <<No podre llegar>>.
Cuanta decepción, nunca estuve tan triste teniendo las manos llenas;
robé la botella de ron que estaba envuelta en su buzón, tenía calor  
y de mi vaso surgió un amigo motorizado del cuello a la cadera.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Me encanta!!! :D Matrioshka infinita! me gusta mucho la parte del ave, de la raíz brotando de su pecho y como la misma se convierte en la marca del mismo y sin querer también de alguien más. me gustan los recuerdos de Lourdes, me hizo recordar esa escena tan fuerte y bella de Vals con Bashir, ya sabes, en la que justo le disparan en los pies y dispara y parece que baila... "no tener que vivir ciertas partes de mi vida partida" ah! que buena esa. creo me quedé ahí un ratito, y ahí es con la compañia y atención de Inés, pero imagino tantos refugios para no tener que vivir esas partes, incluso ese pedazo de viaje que hasta pareciera salido de un sueño, que se abre y se sigue abriendo para ver hasta donde se puede llegar... :O :) Volver, me lo imagino tal cual siendo un chiquillo, que hace maldades pero tambien sabe cuando hacer bondades, que tiene cierto honor en sus crimenes... "dejaremos entrar a esa luz que recuerda cuanto hemos dejado pasar" la que está tan presente últimamente, esa es la luz que me gusta imaginar, la que se ve cuando está a punto de volverse todo obscuro. y vuelve otra vez, donde ese hilo mental comenzó... Esa decepción... que no iba a él, pero igual se la sabe, igual mejor que el destinatario no se lo sepa. Y vuelve en loop.. no se si es así, que sea infinita o que hay un punto en el que se va muy al fondo y termina volviendo, se abre y se cierra, justo en el mismo punto... en ese vaso y tal vez por un segundo... o menos... :O :O sí, lo disfruté mucho, me encanta todo eso, ese tipo de paseos que ni siquiera tienen un destino especifico solo se van haciendo, se van enlazando/desenlazando!

FloresFer.