lunes, 31 de octubre de 2016

Él Vs Ella: Pringles.

“La pareja perfecta es uno a solas
haciéndose el amor. En ambos sexos.
Resulta incomprensible esa obsesión
que nos lleva al amor en compañía.”

West 33rd Street. Jose Maria Fonollosa.



Él.-
Sé que duermes y no puedo negar
que lo haces deseando despertar lejos
o al menos estar durmiendo en otro sitio;
pero estoy a tu lado,
invocando una helada que calme el fuego
de caballos heridos que llevo en el pecho.

La marca del golpe en tu cara
es de mi puño derecho
y ese rastro de sangre en tus uñas
es de mi cuello, de mi codo izquierdo
y de la parte secreta en mi nuca.

Ahora
-pasada la violenta marea
de nosotros sin risa
y queriendo matarnos mientras tu gesto calmado
está marcando la almohada,
quisiera pedirte que por favor recuerdes.

Antes no dije nada
de que me hubieras roto el reloj de mi padre,
él había sido un hombre mediocre;
pero con un instinto de preservación muy antiguo.
Entre los de su estirpe se venían regalando
el mentado artilugio y tú un buen día -sin más-
te decidiste a romperlo, como venganza por ser impuntual casi siempre
según me decías.

Eso lo dejé pasar,
lo mismo que hice con tus maneras de pintar las paredes
de mi apartamento, lo dejé pasar.
Y si me preguntas por la vez que te follaste a Meteoro, mi primo,
o de la luna roja que presenció la larga hoguera
en la que ibas quemando mis libros de Orwell y Hesse,
lo dejé pasar.

Todavía hay quien me dice
que eso es lo que se hace por amor.
Los locos me dicen que por amor se cortaron orejas
o se mudaron al valle de las antenas podridas.
Por amor fueron libres o presos sin oponer resistencia,
yo creo en eso también
y fue por amor que no hice nada contra tu vanidad;
pero hubo un día te que comiste mis pringles.
Y eso sí que no,
me subió la herencia de Lepanto sobre mi cuerpo
y viste accionadas las formas de los más altos recelos.

Perdí el hablar y la voz.
Tan solo sostuve la soledad y el germen de crimen
que dejó en mis ojos la imagen
del bote de pringles vacío.

Ella.-
No, no estoy dormida. Estoy soñando
y desde mi sueño voy perfeccionando
la forma de hacer borrar mi materia
y convertirme en viento;
en eso que a veces –supongo, atraviesa el espacio exterior
y a lo muertos olvidados por sismos o fuentes…

Hasta ayer yo te amaba,
era mi vida hacerte vivir lo mejor de estar vivo;
que respiraras, que sintieras orgullo por estar a mi lado
¡que soy una reina!
Cada día fomente que te dieras cuenta
de lo afortunado que eras por poder ir y perderme.

Siendo tú tan pequeño
¿Cómo fue qué pensé que lo entenderías?
Debí de acabarte y no intentar entrenarte;
nunca fuiste capaz de creer que yo
-aún siendo mujer, debía de aplicar el herraje
de dos mil dieciséis centuriones romanos:

Ahora has mostrado que golpeas igual
que un convaleciente.

Con los ojos saltando,
con las venas hinchadas,
con la voz de un perro con tos,
con los movimientos de un espejo espectral,
reluciste colmillos y llano pelaje de pasto.
Te hiciste más hueco que una tumba usurpada.

De haberlo sabido,
después de pedir que cayeras del cielo,  
no hubiera tocado tus pringles.

Omar Alej.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Está mal si en algún momento me hizo reir? jaja ese punto donde llegas al "pero mis pringles, eso si que no" pff! que risa me dio. tuve que retroceder. sabes? es gracioso porque no iba hilando la situación, hasta que llegue ahí. y me fui en reversa. Incluso me hizo gracia imaginar la situación, la pelea tan bestia, por unas pringles. y a la vez, en algun lugar dentro de mi dije, "es que si, las pringles, son las pringles" jajaja ya sabes? Despues llega ella, y la forma en la que sueña y el querer ser viento... pase de la risa a un suspiro. Pero después, no lo sé, tambien me da un poco de risa... esa forma de crecerse, siento que sí, que sí que le dieron en la vanidad... su rabia también, "debi acabarte y no intentar entrenarte" como a un animal... la forma de burlarse de como llevo a cabo el la lucha, jaja que soberbia! solo me queda pensar que las pringles pueden sacar lo mejor/peor de uno. me gustó muchisimo la verdad. Me divirtió. que situación tan absurda y sin embargo tan real. porque pudo haber sido por cualquier otra cosa, como quien se mata a golpes por una pera, en un mundo lleno de perales. ya sabes? duro, absurdo y sin embargo real... no sé, yo me quedo con disfrutarlo en la forma en la que lo llevas al texto, con cierto humor e imaginandolo en su forma mas absurda y fantasiosa.

FloresFer.