lunes, 3 de octubre de 2016

Banda de hermanos.

“¡todo sucederá! Podrá la muerte 
Cubrirme con su fúnebre crespón; 
Pero jamás en mí podrá apagarse 
La llama de tu amor.

Amor Eterno. Gustavo Adolfo Becquer.


No me desmarcó de ti
ni de la daga de sol que raja en tus ojos.
Recién llegado a esta nube de arena
estoy herido
y al mismo tiempo el dolor me despierta
de una larga vigía.

El mal que se engendra
sobre los cuerpos caídos
no logra arrancar la rosa
que esta clavada en el cielo
con todas nuestras fuerzas.

Somos una banda de hermanos,
sentimos propio el duelo
de la noche violada
por cazadores de estrellas
que las seducen con opio…

Te oculto en mi abrazo,
sigo contigo en mis huellas,
en tu mirada me cubro
de los campos verdes
que estamos llevando y cuidando;
es tu mañana lo que trazo en el mapa.

Juntos avivamos la sed
en la que hundieron sus anclas nuestros comandantes.
Si elevo mi gesta a violencia  
es por darte con fuerza
el paso de adelante.

No me desmarco de ti,
te llamo a saber
de qué es la marca que llevas por dentro.
Resiento tu espera,
la estela que brilla en el horizonte
mientras nos toca cavar
en las trinchera mojadas;
pero tu aliento
en mi corazón acontece
como una inyección de voltaje.

Igual que tú
pienso en llegar;
en conocer la razón
de haber andado el camino
más largo y vacío.
Igual que tú
he visto una señal
dentro de cada cosa.

Igual que tú
tengo miedo
y un deber que cumplir
a pesar del terror que me dan
esas voces muy bajas que salen de la hierba.

Igual que tu
soy de una banda de hermanos.
Hombres que se encuentran
buscando.

Omar Alej.

No hay comentarios: