domingo, 25 de septiembre de 2016

Viaje hasta el final del amor.


“Baila hasta que la muerte te llame
y diga suavemente entra
entra en el reino del rock and roll.”

Canción para una discoteca. Leopoldo María Panero.


Nos vamos de viaje,
agárrate bien;
No, mejor es que no…

Tan solo sube,
la nave es un tren
y es mejor ir rodando
de vagón en vagón,
marearse hasta el vómito del alma 
que nos alquila en el cuerpo.

Surcaremos desiertos
y en un paraje acabado
por la fuerza del sol
se habrán quemado las leyes
de bienestar y dominio.

Pararemos a andar;
servirá de memoria
y de mapa, entender
que somos más que tú y yo
los que nos habitamos.

Al seguir adelante
nos esperan tormentas,
fuentes devastadas,
nuestros héroes furiosos
y carnívoras cigüeñas
que nos perseguirán
por nuestros olores de sangre.

Tu traje de piel humana
debe ser suficiente, para que resistas
y no implores a dioses laureles;
al fin del mundo se llega
sin haber hecho nada:

Es nuestro regalo.

Subiremos en la cresta de las olas
con la forma de un lagarto lunar
hecho de aluminio y acero inoxidable,
propulsados por la rabia del día
en el que se difundió
que Elvis ha abandonado el edificio.

Tienes la máscara de ocio
y es seguro que ya has advertido
que frente a tu sillón
hay una pantalla
que transmite las coordenadas
de tu sueño más terso;
después se pasa la imagen
de cómo explota en pedazos.

Todavía es poco el tiempo
que llevamos perdidos;
pero al venir
has perdido los gritos
y los lacrimales.
No podrás ni llorar
cuando lejos de aquí
haya alguien durmiendo en el hielo
de la soledad de los otros.

Esta no es excursión
ni turismo,
esta es mi lógica rota
por una vida al servicio
de lo que rompo
por respirar media hora
y no poder negarme a seguir.

Siento que tengo
el estómago en medio
de una lucha de gatos.
No tengo culpas.
Sin embargo pido perdón
por ser quien tripula
esta certeza de nada.

Deberías saber
que el viaje empezó
y terminó
con un corazón invasor en tus manos.
Hemos llegado a la parte
donde quedas tú.

Estoy seguro de haber ido tan lento
como me fue posible;
pero se hizo el final
cuando nos encontramos.

Nos desprendemos ahora
que está pasando en la radio
esa canción que te gusta.

Omar Alej.

No hay comentarios: