jueves, 8 de septiembre de 2016

Preso realmente.

       “yo camino bajo
la rubia lluvia de noviembre
castigándola con mi felicidad”

Porque resulta que soy libre. Leonard Cohen.


Esa es mi nube de piedra,
qué gentil en señalarla  
y en sentir que me podrían poseer
fuerzas mejores;
pero no la quiero romper
ni mudarla por ciertas, posibles, mariposas persas.

No me sigue nadie, no conquisté la cima;

Tal vez mi mayor diversión sea aburrida
y te aburres, fácilmente, querida.

Esa es mi nube de piedra,
me persigue a los campos como un solo gesto
que va cambiando según los ojos que hablan
y cuando hago el amor:

En la insuficiencia de mis besos pactados,
para quien no tiene tatuado
inocencia primera o último aliento,
preso realmente.

Esa es mi nube de piedra
y no me impresiona
si una lustrosa antena
emite que podrá definirse en un alto, esbelta
y contraria al auge de mi lado mortal.

Me haría más feliz
si no me dijeran –de forma castrense,
las veinte cinco millones de formas
en las que la felicidad me aguarda, preciosa.
Y no, no eres tú.

Tengo poco claro
y me alegro de un modo personal
con cada laberinto de llaves perdidas, dispuestas...

Esa es mi nube de piedra.
Aplasta las flores colorantes sin olor
que brotan de los algodones
que estas cultivando en tu pequeña caja de zapatos;
llueve sobre el mundo
de los militantes del hombre.
El hombre ¿recuerdas?
eres uno de ellos
hipócrita y preso realmente… vilipendiado;
pero reticente.

Esa es mi nube de piedra,
acalambra el veto de la televisión infantil:
es anti tú.
Contra el conejo de pascua,
contra las naves aliadas,
contra La sensación.

Como eres tan bueno prueba a tener los ojos abiertos.
No me imagines, prueba a tener los ojos abiertos
y mira en el fondo: mírame,
no soy todavía lo que nunca seré.
Yo también soy el otro…

Grito de caminante,
sí, te escuché.
La acera estaba limpia,
patinante, para escapar;
pero la limpiaron los encorvados
y tú no serás, tú tampoco.

Esa es mi nube de piedra
e iba sobre mí
cuando las protestas
quisieron saberlo todo
(Mejor que ninguno: ellos mismos).

Por eso reía.
No dejará de llover.
Tanto aquí como allá es de agua
y la libertad,
cualquier otra cosa mejor que ser libre:

Preso realmente.
Omar Alej.

No hay comentarios: