martes, 6 de septiembre de 2016

Oh, mi amor; Amor Mio(h).


                         Oh, amor,
     se ha presentado el mundo ante ti
                    en forma de mujer,
                                     y tú,
¿no estabas entrenándote con los espejos
                  para hacerte perfecto?

La energía de los esclavos (23.) Leonard Cohen.


Algunas muestras de talento
son de una infinita costura detrás de la puerta.
Cada lugar adentro
está reservado y no quieres verte
saliendo de ahí como un niño borracho  
que dejó una visión,
para poder llevarse de vuelta sus ojos.

Resiste los tiempos en seco entre el abismo y las casas.
Resiste ante el mundo y ante los retratos que te abandonaron.
Resiste porque hoy se ha hecho otro día, de la piel para adentro…
No importa el tiempo en la nada detrás de la nada
ni lo obvio de todo.
Dolor a dolor,
milímetro a milímetro;
Resiste.

Llora la estación de la fuerza que entró en tus sueños abiertos.
Al llegar tendrás que bajar de la cima donde no estabas tampoco;
resiste tú solo, solitario amigo, a sus labios en besos que no puedes darle.
No importa el tiempo en la nada detrás de la nada
ni lo obvio de todo.
Dolor a dolor,
milímetro a milímetro;
Resiste.

Hay una incierta habitación que va cambiando de lugar,
queda en la punta de la torre –en tu sesera;
pero es un calabozo.
Recuerdo que algún nombre de señora estaba escrito
con la cera de una vela;
pero no había luz que combatiera aquel destello
de mera propaganda.

Resiste ante el origen que te trajo con motivos de venganza.
La verdad es el espacio entre cada uno de los pétalos de un edificio financiero
y no me pidas seguir observando la forma en que te vas con tanta prisa.
No importa el tiempo en la nada detrás de la nada
ni lo obvio de todo.
Dolor a dolor,
milímetro a milímetro;
Resiste.

El río en su cauce te alienta, anuda en el mar agua nueva;
se coge del viento una hoja y resbala en tu piel de una gota.
Somos extraños con un mismo recuerdo, oremos.
No importa el tiempo en la nada detrás de la nada
ni lo obvio de todo.
Dolor a dolor
milímetro a milímetro;
Resiste.

Mojado, abatido, tachado, quebrado, compartido y colgado en un espejo retrovisor.
Tú sabes que el fuego ha pactado conmigo; en la estafa resultas
mi coartada, mi yo y mi fiador; pero sigues aquí. Mi amor.
No importa el tiempo en la nada detrás de la nada
ni lo obvio de todo.
Dolor a dolor
milímetro a milímetro;
resiste.

Omar Alej.

No hay comentarios: