miércoles, 28 de septiembre de 2016

El hombre poesía Vs los poetas.


“Suave como el peligro atravesaste un día
con tu mano imposible la frágil medianoche
y tu mano valía mi vida, y muchas vidas
y tus labios casi mudos decían lo que era el pensamiento.”

A Francisco. Leopoldo María Panero.


No me dices que soy grande
o colosal;
un idiota en resumen.

Debe ser que temes a mi gigantismo.
Está bien, va funcionando;
pero no creas que por eso hay otros como yo,
que no los hay, pequeña estrella, no los hay.

Son poetas nada más
y yo en cambio, soy poesía.
Si yo digo de la flor
no es porque quiera que la veas retoñar
como en los altos versos de Virgilio.

Es mi acto de estar viendo con los ojos atrapados
lo que quiero que tu veas;
es porque quiero que te duela lo que veo.

En mis manos
tengo el alma del trabajo,
la jornada que en la carne se contrae  
y los años en espera de algún día
que se coma a siglos del pasado y al futuro.

Tú no entiendes
y eso es tacón al cuello;
justo adentro -en mi equipaje,
nunca hay nada y es de todo una parte.
Tengo cuerdas y cepillos
y frascos de pastillas y papeles…
fotografías de gente que no conozco;
tengo -por contar,
sartenes que se sirven en champagne
como en un cuadro surrealista.

Perdóname
porque rompí mis partes todas
y ya no queda vuelta a los huesos
que podíamos sonar,
mientras cantábamos canciones
que hondearían como símbolos de tiempo.

No pertenezco a la nación
de los que unió la guerra.
No he pasado del umbral
de una cuantas frases hechas.
Sin embargo a mis costados
soy cojera pues me tiran de la calle
los muchachos con estopa en la nariz
y los trenes que se caen sueños abajo.

No aplaudes
-yo lo sé,
pues un pobre que de pronto es un virtuoso
pierde el norte.
Está bien.

Cuídame tú que eres alma de justicia
y que tienes la misión de repartir
de manera equitativa
la vergüenza y la alegría.

Ojala que no te importe
-mientras tanto,
que yo sea la poesía
que no está colgada sobre el muro
donde guardan polvo tus trofeos
de primeras y segundas y terceras ediciones…

Omar Alej.


No hay comentarios: