viernes, 5 de agosto de 2016

Negra con 33 (Mucho mejor)


Ya sabes que siempre te he amado por tu belleza y tu sabiduría pero no necesito extenderme sobre eso ya que tú lo sabes todo. Solo quiero desearte un buen viaje. Adiós, vieja amiga. Todo el amor, te veré por el camino.”

Leonard Cohen.


Voy a escribirte,
para grabar este día
en los tiempos que nadie
volverá para ver;
sucede que ante esto
hasta los pájaros golfos
se habrán sacado los ojos.

Da igual que tu padre
no este fino hoy
y se haya olvidado
que su hija es la mezcla madame
entre un mango y un melocotón
-bendícelo tú
que tienes al diablo en tu neceser.

Con tinta tendremos
versiones de barcos  
que ataquen las olas diciendo que no,
diciendo que no; esta vez ya no.

Nadie está llorando,
novia de Sabina:
“Las epidemias fueron anteayer, 
las arrugas son de plastilina…”

Tomamos el pueblo
y abrimos las puertas.
Una fila de enanos espera a jugar
en la máquina de pinball,
porque esa pelota activa tu risa
ya sea la verdad
o sea la ficción.

Felices cumpleaños
y arde la pared
-te arde y es tarde
para curarte.

Los niños del barrio
nos vieron bailando;
unos se tocaban apuntando a tu cuerpo
y el más chulo de ellos
me pego entre los ojos,
te dijo <<vente conmigo
y déjalo a él
tirado en el suelo>>

Un joven aéreo,
eso te daré de regalo
y amiga, su vista mirará tan lejos
que tendrás que empezar
a usar solo nubes
como maquillaje.

Yo he sido traidor;
pero aviso:
lo que pase hoy
será para siempre.

Nos hacemos grandes
y un ángel oscuro
empieza a planear su rutina
de baile de huesos.

Le he robado a Coque
y a Leonard también
(de las bellas artes
mi más favorita es el plagio).

Con amor te quiero,
te quiero
y te quiero.
Lo que quieras te quiero;
mi amiga,
este fue mi regalo.

Omar Alej.

No hay comentarios: