viernes, 12 de agosto de 2016

Este es mi lugar: es el risco.

Muerto o vivo
Muerto o vivo
No sé si tumba en los labios
De este poema que supura.

Leopoldo María Panero.


Conforme avanza la semana
yo empiezo a sentirme
cercano a los días finales
de toda una especie,
a la que –por supuesto,
yo no pertenezco.

Los viernes, por regla,
ya soy de los otros.
De los que tuvieron
cortes, adicciones
y entre sus manos la fuente
de una verdad que no apetecía
limitar a certezas.

Me he convertido en un conde
de las rocas altas que charlan en nube,
un idioma oculto
con propiedades de extraños…

Y hay calmas así
que el alma no sabe si agradecerlas
o maldecirlas;
no importa que sea, piel de gaseosa…

El tiempo ha compuesto
un trote de rayos
y el trueno ha pasado;
seguirá pasando: es el risco.

La amorfa costura de grietas y heridas
se vuelve las caras de un solo humo.

Es por pañuelos
que el parnaso alcanza,
para componerse entre longitudes
y escamas.

Omar Alej.

No hay comentarios: