martes, 16 de agosto de 2016

Décima, para un viudo.


A ver si inventas una pócima,  
secreta, de la falta de color
y sanas con mis sombras el dolor.
Si una gota de la lluvia me lastima
y cada hoja del otoño cae encima,
si me vuelvo lejos con las cartas
a contar de doce uvas que están hartas;
es por la luz de los besos al desnudo
que ahora alumbra en este viudo
con lamentos que no son sino pancartas.


Omar Alej.

No hay comentarios: