viernes, 15 de julio de 2016

Maldito.

Ya no quise decir más. Con la casa destruida, con el resto de lo poco en cenizas, las palabras parecían un consuelo desahuciado.

Diario de un Moto/Circuito (2016)
Omar Alej.


Alguien dice que el sonido
de las aves por la mañana lo relaja.

Una vez en casa de mi abuela
los canarios que tenía trinaron mucho tiempo
y elevado, más de lo habitual;
ese día murió de vieja.
A mí no me calma más, esa canción…

¿Qué estará pensando
cualquiera de nosotros
sin que nadie lo sospeche?

Qué bromas crueles las bellezas, pienso.
Qué imprecisos los destinos, siento.
Qué exclusión hay del futuro
en cada nuevo día y no, no hago nada más.

Un buen amigo me recomendó dejarlo
y otro más interesado
preguntó cuánto pasaba
entre el río y las estrellas;
me riñó por no tener otro coraje
entre las manos…

Yo no quise lastimarlo
y no le dije que hacía tiempo
la cometa ya no está,
que lo que sostengo es solo el hilo,
para guiarme a su regreso.

No me cansé,
sigo luchando por dar juego
a esta senda que completo y me completa.
Esto nunca fue un poema
ni siquiera sé pensar
o contenerme.

Esto es como si un modo
fuera dulce y cercano:
son las cuencas de mis ojos
conectadas -en directo,
con cada chimenea del invierno.
Está aquí mi corazón
y ha querido sostenerte
desde el día en el que oí
rezar a dios pidiendo ayuda.

Reacciona firme, Pedro,brinca la cerca.
Muestra tus dientes, Lola,
ríete de todos y usa faldas cortas.
Tírate y no te lo pienses,
Danni Boy, te sujetaran; deben hacerlo.
Marcela, dale, dale muy fuerte,
todavía es joven y resistente; se recuperara.

Amigos que no veré o qué sé yo
¿Quién lee esto?

Son muy hermosos,
sueño que ustedes vienen conmigo
y cada día me voy temprano por mis carbones
al cementerio, para lograr arder.
Quiero hacer menos la oscuridad;
pero es una luz muy débil
y es en un hombre que se sostiene.

Muchas cosas siguen siendo iguales,
en principio.
Omar Alej.


1 comentario:

Anónimo dijo...

uy, no sé... que cosa... me da un poquito pa'bajo, pensativa en un rollo muy existencial... incluso con la muerte de la abuela, esa cosa tan natural, que incluso la misma naturaleza la siente antes de que pase. como el trino de un ave puede ser relajarte para uno y angustiante o inquietante para otros. y ese ¿qué estará pensando cualquiera de nosotros? tan de todos los días, tan todos inmersos en sus pensamientos, tan inmerso tú en los tuyos en esos momentos. siento que es un día más viendo a todos tras la ventana del bus. "que imprecisos los destinos, siento" siempre. y no hacer nada. y me gusta ese "me riñó por no tener otro coraje entre las manos..." esas ganas de los otros por querer ver más de lo que hay en uno... en todos los sentidos, y se frustran si no lo ven. jaja que tal! me incluyo algunas veces... y como siempre, seguir. es que no sé, incluso seguir cuando no queda más, cuando todo se perdió, cuando no tienes por qué hacerlo. me gusta mucho... siempre. "dulce y cercano" me gusta.. montón. es tranquilo... el impulsar a otros, a esos que no verás... mmm siento que es parte de esa resistencia ante la vida, tratar de hacerla lo más viva posible. lo más valiente que se pueda... el arder de alguna forma con compañía... no se si me da ternura o algún sentimiento siniestro... o ambos, sentirse tan en las sombras... pero tranquilo... ese seguir inmerso en lo que se piensa y siente, pero da lo mismo porque afuera todo sigue andando igual. no, no es siniestra... es bella la idea... de soñar que van a tu lado... llegar acompañado de esos otros que también los llamas a resistir, a seguir, a brincar y reír. con ellos querer hacer menos lo que oscurece...no se bien jaja me quedé ahí y siento que estoy dándole vueltas.

FloresFer.