jueves, 28 de julio de 2016

Entre palabras blandas.


“La pareja perfecta es uno solo
haciéndose el amor.”

West 33RD Street. José María Fonollosa.


Te di mi pan, mi agua,
café por la mañana,
una mesa en el balcón
de la cocina donde, Dulce,
preparaba el desayuno que nos gusta,
huevo frito con tocino
y palabras blandas,
giratorias con escoltas…

Te di todo
y no todo es lo de siempre;
mi edad, el infinito, la tortura,
tradiciones, rebeldías, malabar,
contradicciones, un lugar en el espejo,
mis costumbres.

Uno de cada tres latidos
de mi corazón mientras dormía.
El futuro por venir, cada pasado;
todo aquello que perdí,
lo que sería
y también palabras blandas
que aplastaban los capullos donde había
algo horrendo que era algo
entre un gusano y una mariposa.

Te di el acto de mis ganas
más mundanas y silvestres;
sin amor te di mi alma,
mucha esperma, mi sudor, saliva
y dientes.

Una llave, para abrir las estaciones,
el invierno, mis noviembres,
la canción de Javier Krahe
y en mi pecho una foto
del país de mi niñez;
algo duro que se hacía solo con palabras blandas.

No lo sabes
porque estas bella de muerte
y tus rasgos son los propios
de una vida entregada
a los motores de las motocicletas.
No sabrías distinguirme
de otro tonto que se cree otra deidad
y yo estoy tal vez de acuerdo,
acaso con tus pies bajo la tela
o con tus labios:

Definitivamente estoy de acuerdo
con tus tetas.

Te di mi desnudes
y que supieras
que yo estoy siempre desnudo.
Todo esto de mentir
o de callar
es solo en parte
y mañana -si es mañana,
no estaré y no es importante.
Habrá otros que no sepan lo que dan
y sepan darse…

Te di poco
pues te lo merecías.

Cuando bajo del cohete
y no es otro lugar, sino mi silla de oficina,
con mi hermana de pasiones
nos decimos de palabras blandas
que ya nadie entendería
pues ya nadie las promueve
lejos de nuestra sequía personal.

Omar Alej.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Filoso y duro, cachetada con guante blanco que a pesar de dar lo poco o mucho, fue lo justo.

Carlito

Anónimo dijo...


Me gusta mucho! que sea directo, pero sin ser taan evidente, me explico? me gusta mucho imaginarme esas escenas cotidianas, del pan el café por la mañana, el balcón... esa manera de decir todo lo que te di. "todo y no todo es lo de siempre" , como de tajo quitar lo que se cree, es todo, más bien dar todo lo que sabias de ti dar... es bello... a mi me gusta un montón... y esas palabras blandas... uy no sé.... blandas pero con peso... creo imagino tal cual, ese ser que es duro tan duro con todos consigo mismo que cuando ablandece un poco, es como encontrar el tesoro mejor escondido... algo así. y claro que eso pesa! e imagino que es como si al quebrarse, al mismo tiempo se estuviera sellando por dentro y con refuerzos... por cada palabra blanda que salga, algo dentro se vuelve más duro... tanto que "aplastaban los capullos donde había algo horrendo" me gusta mucho! mucho eso! pesa y aplasta incluso algo que podría estar cambiando, y que es horrible... "sin amor te di mi alma" que formas de entregarse al otro. Incluso lo que ya fue. "el país de mi niñez" ... claro que el otro no lo sabe, claaaro que no lo ve. claro que no lo siente. tal vez dar siempre se siente más que recibir. no lo sé. Parecía que así es a veces, y después de tanto dar, caes en cuenta que "no estaré y no es importante" que lo que creías todo, tal vez era nada.... era lo suficiente. para ti, para ambos. ese "merecías poco" uuuuy! qué fuerte! -si esto es lo poco que te he dado... piensa en las infinitas posibilidades de lo que puedo dar... pero no, para ti no hay más. PUM! jaja y quedan esas palabras blandas, me gusta, me gusta que se quede ahí. que se sigan dando, aunque ya nadie las entienda.

FloresFer.